Simular embarazos es penado por la ley dice abogada

La jurista, Xenia Linares, fue invitada al programa de entrevistas de televisión 33 Te Escucha, para hablar sobre el mencionado tema.

Miguel Velásquez
La Palabra Universitaria

La abogada y docente de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), Xenia Linares, ha participado como invitada en el programa televisivo, 33 Te Escucha, donde habló sobre las causas y consecuencias de la simulación de embarazos.

De acuerdo a la experta, la simulación de un embarazo se considera un delito, pues es un comportamiento o acción que muchas veces se realiza con el propósito de obtener derechos que no le corresponden, según el código penal.

“Está previsto y sancionado en el artículo 197 del Código Penal, y tiene una pena de seis meses a dos años”, explica la abogada, al tiempo que resalta que “es un delito de mera actividad, conforme lo que considera la doctrina penal; por lo tanto, no hace falta que se logre el objetivo, es delito mientras exista la intención de acaparar derechos ajenos”, dice.

La profesional del derecho explica que este acto tiene dos contrastes, pues en algunas circunstancias es penado por la ley y, en otras, no; por lo tanto, no es un delito cuando en efecto la mujer resulta embarazada.

Del mismo modo aclara que tampoco se considera delito cuando la persona padece de problemas psicológicos, cuando no puede tener hijos o, incluso, en aquellos casos en que recurren a ese recurso de fingir el embarazo para evitar presiones familiares.

La abogada explica que varias investigaciones han revelado que este tipo de acciones, por lo general, son secundados o se desarrollan con la complicidad de terceros, como lo son los profesionales de la salud; esto se puede dar por algún soborno, por alguna relación que tenga el profesional con la persona, entre otros.

En ese sentido, aclara, que ellos también tienen responsabilidad bajo el mismo delito, por lo tanto, podrían pagar la misma pena, que podría oscilar entre los seis meses y un año e, incluso, pueden hasta perder la licencia profesional.

Linares agrega que en este tipo de delitos las principales víctimas resultan ser los entornos familiares, pero también otras personas, particularmente aquellas a las que se intenta engañar.

Aconseja a las personas víctimas de este delito buscar asesoría legal con un abogado para que les oriente durante el proceso legal, y no actuar por si solos de manera inadecuada, esto para no generar más inconvenientes a su persona.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 × cuatro =