Psicóloga de la Utec habla sobre los manipuladores en 33 Te Escucha

La investigadora y docente, Ana Sandra Aguilar de Mendoza, ha sido la encargada de charlar sobre el tema y dar a conocer las características de las personas manipuladoras y cómo lidiar con ellas.

Josué Hernández
La Palabra Universitaria

Sobre las características de las personas manipuladoras se centró el análisis en una de las emisiones del programa 33 Te Escucha, en el que ha participado como panelista la psicóloga e investigadora de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), Ana Sandra Aguilar de Mendoza.

La experta recalca que, para comprender mejor las características de los manipuladores, primero hay que tener claro que la comunicación tiene entre sus principales objetivos influir en las personas, ya sea por el mensaje o la forma en que se transmite; sin embargo, cuando esa comunicación que busca influir sobre otra persona lleva un fin oculto para actuar sobre su autonomía, se convierte en manipulación.

En ese sentido explica que las conductas de manipulación se dan desde la niñez, porque los bebés lloran para conseguir algo y saben que los padres atenderán a ese llamado; ejerce influencia sobre ellos y se da cuenta que si llora obtendrá lo que necesita. “A medida que va creciendo va midiendo el nivel de influencia que ejerce sobre sus padres y, a medida va aprendiendo más de ellos, sabe a quién manipular y cuándo hacerlo”, agrega.

Dijo que los manipuladores existen en el día a día pues es parte de la comunicación misma, por lo tanto, siempre hay señales de manipulación. “Dependerá del entorno en el que estemos si ese comportamiento es bien o mal visto”, destaca.

Existen varios tipos de manipulador, uno de ellos es el activo, que tiene una gran habilidad y una buena autoestima, aunque es poco tolerante cuando se equivoca, lo que lo lleva a intentar recuperar el control y es agresivo; por su parte, el manipulador pasivo busca culpables cuando se equivoca, todos son culpables excepto él y se victimiza.

La experta explica que una de las situaciones por las que se puede identificar a un manipulador es que no estima las consecuencias, por lo que es importante saber reconocer este tipo de actitudes y saberlas identificar a tiempo.

“Los manipuladores están en todos lados y es importante saber identificarlos para saber cómo interactuar con ellos; hay que ayudarles haciéndoles saber lo que son, para que se den cuenta y busquen la ayuda profesional necesaria. En el caso de los jóvenes, los padres tienen que saber identificar para poder corregir ciertas actitudes a tiempo; todos hemos sido manipuladores alguna vez, el primer paso es aceptarlo”, dice.

La experta aconseja a las personas que experimentan este comportamiento a que busquen ayuda profesional y tener una programación neurolingüística para reprogramar las actitudes inadaptadas.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete − 6 =