Problemas entre vecinos se originan por falta de tolerancia expone abogada

Así lo ha manifestado la abogada y docente de la Utec, Pamela Vanegas, en una de sus acostumbradas intervenciones en el programa de entrevistas de televisión, 33 Te Escucha.

Yaneth del Carmen Miranda
La Palabra Universitaria

Para hablar sobre la mediación en conflictos entre vecinos fue invitada al programa de entrevistas, 33 Te Escucha, la abogada y docente de la Universidad Tecnológica de El Salvador, Pamela Vanegas.

La experta explica que en muchas ocasiones las discrepancias entre vecinos se originan por mínimas acciones o comportamientos entre uno y, por lo tanto, la convivencia que se debe de dar entre los habitantes de una residencial, colonia o comunidad es de suma importancia.

Muchas veces una falta de respeto, una mala cara, un mal gesto, se puede interpretar como si la otra persona esté cometiendo un abuso, cuando en la realidad no es así. “Muchas veces mal interpretamos lo que otra persona ha manifestado en un determinado momento”, dice.

Añade que cuando ya se entra en situaciones de abuso, es decir, cuando la otra persona va más allá de las palabras, e incluso hasta se pueden cometer delitos, en donde amenazan a los vecinos, no solo de manera verbal, sino patrimonial. También se genera violencia emocional, ahí ya hay un problema serio al que es necesario ponerle atención.

“Muchas veces todos estos problemas radican en que no hay tolerancia entre vecinos. Algunas personas olvidan que un parqueo, una calle, es para todos los habitantes de un determinado lugar y se apropian de los espacios, por lo tanto, esas son situaciones que generan un ambiente hostil entre los convivientes”, expone.

Del mismo modo agrega que, en muchas ocasiones, el mismo ambiente social en que todo mundo está inmerso, es decir que “porque llegamos cansados del trabajo, estamos estresados por estudios o problemas personales, queremos desquitarnos con el vecino, y no son las medidas con las cuales debemos de actuar, por lo que perdemos los buenos valores”, reflexiona.

Para evitar altercados y pleitos más profundos entre vecinos la experta recomienda que en las colonias o cualquier lugar de convivencia se formen juntas directivas, mismas que deben calendarizar juntas o reuniones periódicamente, en las que se ventilen los problemas y tratar de solucionar todos los inconvenientes que se están dando entre la comunidad.

Aunque reconoce que, en muchas ocasiones, el problema en estos casos radica que hay muchas juntas, asociaciones que son ilícitas en el interior de las residenciales o colonias; es decir que, no están registradas como tal en entidades competentes, como las alcaldías municipales, pero, aun así, cobran costos de vigilancia más allá de lo que realmente cuestan, imponen aranceles, entre otras cosas que, al final generan un verdadero problema para la misma junta directiva.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− dos = 6