Museo de Utec albergó presentación de tomos de Colección del Bicentenario

En la presentación participaron dos articulistas quienes ofrecieron al público, formado en su mayoría por estudiantes, un acercamiento a sus investigaciones y planteamientos.

Wilber Corpeño
La Palabra Universitaria

El Museo Universitario de Antropología de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec) fue el escenario donde se ha presentados dos tomos de la colección Bicentenario, un proyecto académico-literario impulsado por el Ministerio de Cultura en el marco de la conmemoración de los 200 años de independencia patria.

El Salvador: miradas a su historia y El Salvador: miradas a sus identidades, es el nombre de los tomos que fueron presentados y comentados por dos de los autores de los contenidos, el investigador, sociólogo, académico y director de la escuela de antropología de la Utec, Julio Martínez; y el director del departamento de letras de la Universidad de El Salvador (UES), Luis Escamilla.

Un acercamiento al atlas de los historiantes en El Salvador se titula el texto del académico de la Utec, quien destaca que la danza de los historiantes, conocida también como moros y cristianos, es una tradición que llegó a la región con la conquista de los españoles.

“Los historiantes es la danza salvadoreña más representativa, más representada, más colorida. Es la danza más conocida y es la danza más destacada por sobre cualquiera de las otras danzas que tenemos”, asegura Martínez.

“La danza surge después de la conquista de los árabes a la Iberia, lo que ahora conocemos como España y Portugal. Estos árabes, moros, llegan en el 711 y la última batalla para la reconquista se da en 1492 y, a partir de eso, comienza un proceso de dominación en la evangelización de los pueblos originarios del continente americano”, detalla.

Según el investigador, en la actualidad existen 32 grupos de danza en diferentes poblados del país y uno de los más conocidos es el de los historiantes de Panchimalco.

El otro capítulo del cual se habló fue La crítica historia literaria salvadoreña: un recuento de la historiografía de los hechos estéticos hacia la fragmentación y la desmemoria, a cargo de su autor José Luis Escamilla.

“Cuando estamos hablando de 200 años de independencia, de lo que estamos hablando es de 200 años de turbulencias y de problemas que pasan por lo político y lo cultural, y en la literatura lo planteamos desde esta perspectiva”, expuso el escritor.

Puntualiza que “el proyecto identitario, a la luz de 200 años, se quiebra exactamente en este momento y la idea de nación creo que entra en un proceso de crisis, a tal grado que la guerra de doce años (1980-1992) sería como la expresión más radical de la finalización de estos proyectos”, expuso.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ dos = 3