Julio Martínez: es necesario desarrollar un modelo que permita impulsar actividades de integración social

El experto en sociología y director de la escuela de antropología de la Utec, participó recientemente como panelista en el programa de entrevistas de Canal 33, 8 En Punto.

Victoria Guerra
La Palabra Universitaria

Para hablar sobre la cultura de la integración y proyectos de alto impacto social fue invitado a participar como panelista del programa de entrevistas de Canal 33, 8 En Punto, el sociólogo y director de la escuela de antropología de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), Julio Martínez.

De acuerdo a su exposición, el país en diferentes momentos ha enfrentado situaciones complicadas que han impedido contar con los mejores espacios para hacer trabajo en el área social; sin embargo, siempre se ha encontrado un modelo, mecanismo, paradigma, que permite desarrollar actividades que vinculen cada vez más al logro de metas.

“Y ahora pasa igual, pues estamos en un momento difícil con el régimen de excepción, pues nos presenta serias limitaciones para desarrollar diversas actividades; sin embargo, tecnológicamente tenemos algunas oportunidades que debemos aprovechar”, dice el académico.

“Yo siempre creo que la forma más adecuada reúne dos criterios: el primero, es el hecho de poder impulsar actividades masivas para poder lograr grandes resultados; el segundo criterio, es la permanencia, es decir que desarrollemos proyectos de largo alcance a través del tiempo”, propone.

El experto reconoce que no siempre se encuentran los mejores escenarios que faciliten el desarrollo de esos mecanismos como se quisiera, “lo que nos obliga a ir pensando en cómo podemos actuar desde diversos escenarios, como pequeños centros comunitarios, desde escuelas de fútbol, desde equipos deportivos, desde centros de bibliotecas en las comunidades, entre otros que podrán ser utilizados como mecanismos de pegamento social”, afirma.

Por aquello de las dudas dice el experto, de que si ese modelo es funcional o no, se pueden hacer demostraciones paradigmáticas de lo eficaz que puede ser, a través de pequeños centros comunitarios, en pequeñas comunidades o municipios, donde se demuestre que las actividades que se impulsan tienen el efecto de integración que se quiere.

Martínez apunta a que los proyectos de integración social tienen el poder de cambiar la realidad de miles de personas y, para que tengan éxito, deben reflejar las necesidades de la comunidad, muchas de las cuales podrían pasar por la solidaridad, empatía con las personas y otros que en definitiva van con el desarrollo de cualquier sociedad.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − = seis