Investigadora de la Utec participó en Semana del Desarrollo Territorial 

Elsa Ramos fue parte de un foro especializado en el que se abordó el impacto del covid-19 en los procesos migratorios y la desigualdad en el triángulo norte de Centroamérica. 

Karla López 
La Palabra Universitaria  

La investigadora y coordinadora de la cátedra de migraciones de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), Elsa Ramos, fue parte del staff de panelistas de un panel foro especializado que se desarrolló de manera virtual en el marco de la edición 2020 de la Semana del Desarrollo Territorial. 

El impacto del covid-19 en los procesos migratorios y la desigualdad en el triángulo norte de Centroamérica fue el tema que se puso en la mesa del análisis en aquel foro, en el que, además de Elsa Ramos, participaron la especialista en temas de migración, Celia Medrano; el coordinador del Consejo Nacional para la Protección y Desarrollo de la Persona Migrante y su Familia (Conmigrantes), Aquiles Magaña; y la alcaldesa del municipio de Candelaria de la Frontera, Janet Rivera.   

La académica de la Utec contextualizó que los flujos de migrantes salvadoreños no pudieron seguir la ruta tradicional debido al cierre de fronteras terrestres como aéreas, cuando se declaró la cuarentena en El Salvador a causa del covid-19. 

Por otro lado, se refirió a las poblaciones salvadoreñas que lamentablemente quedaron flotantes en las fronteras sur y norte de México, a su vez dijo que no se conoce el dato exacto, pero, en particular, mencionó que una buena cantidad salvadoreños no obtuvieron el apoyo oportuno de instituciones en México respecto a llevarlas a las estaciones migratorias. 

La coordinadora de la cátedra de migraciones de la Utec dijo que muchofueron abandonados en diferentes gasolineras, sin importar que las personas varadas desconocieran el territorio, sin tener contactos en la zona, entre otras circunstancias de vulnerabilidad que las obligó a verse inmersas en situaciones bastantes duras. 

Así mismo la investigadora dijo que fue gracias a los buenos oficios del cónsul general de Tapachula, de cancillería y de la Organización Internacional para los Migrantes, que estas personas pudieron ser repatriadas de forma exitosa. 

Con respecto a las deportaciones, según explicó Ramos, vía aérea solo dejaron de llegar al país tres días, después de eso siguieron con normalidad hacia El Salvador, teniendo en cuenta que se suponía que se tenía un acuerdo con Estados Unidos, el cual consistía en que se iban a suspender los vuelos de deportación. 

Además, recalcó su preocupación por los desplazamientos internos forzosos, los cuales se esperaban que debido a la emergencia sanitaria se estancaran, pero, desafortunadamente a través de los medios de comunicación se logró contabilizar 30 desplazamientos forzosos, esto en relación a los grupos migratorios y teniendo en cuenta que estos ocurren por violencia, discriminación, amenazas, abusos, entre otros. 

Ramos indicó a las instituciones correspondientes a que se desarrollé otro informe sobre las migraciones en El Salvador y sugirió también que se realice con una óptica sumamente detallada que implica que se puedan observar los cambios que han surgido desde el año 2005, cuando fue el último reporte. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 4 = nueve