Investigación revela violencia contra la mujer por parte de personas distintas a su pareja 

La investigación, que fue presentada bajo la modalidad virtual, es un proyecto conjunto impulsado entre CEMUJER, CLADEM, OACNUDH y la cátedra de genero de la Utec.  

Katlyn Granados Búcaro 
La Palabra Universitaria 

La coordinadora de la cátedra de género de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), Diana Barrera, fue la responsable de compartir ante un auditorio virtual los resultados del estudio denominado Prevalencia y consecuencia de la violencia contra las mujeres por parte de personas distintas a la pareja en El Salvador 

El proyecto de esta investigación fue desarrollado en el marco de la ejecución del proyecto reconstrucción de la proyección de vida de las mujeres y niñas, impulsado por instituciones como el Instituto de Estudios de la Mujer “Norma Virginia Guirola de Herrera” (CEMUJER); el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM); la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACNUDH) y la cátedra de género de referida casa universitaria.   

La psicóloga de la Utec hizo énfasis en las afectaciones psicológicas tanto a mujeres como a niñas, quienes en alguna ocasión han sufrido de este tipo de violencia, misma que en tiempos de la pandemia covid-19 no ha dejado de hacerse presente.  

Barrera sostuvo que la violencia no siempre puede venir por parte de la pareja, sino inclusive por terceras personas, siendo denominado como una Violencia NPareja (VNP), en la cual se viven otros escenarios en los que se pueden ver involucradas amistades, familiares y personas ajenas a una relación de pareja donde claramente no existe un vínculo sentimental afectivo, pero en el cual se puede dar este tipo de problema que sin duda afecta y trae consecuencias en la salud mental y física de mujeres y niñas que lo puedan padecer 

Se incluyeron cinco ítemslo que se pretendía era indagar bajo qué circunstancias, que instrumentos habían utilizado para poder ejercer esta forma de violencia, también se consultaba si fueron víctimas de violencia sexual, entendida como penetración o si sufrieron de abuso sexual”, explicó Barrera. 

Esto nos ayuda a desmitificar muchas veces que creemos que la persona agresora está fuera de nuestro círculo, de nuestra familia, de nuestras amistades o de con quien puedo tener algún contacto, y que esto solo ocurre en situaciones con personas desconocidas, entonces, esto también nos permite visibilizar que es una realidad, pues en los hogares salvadoreños donde se debería salvaguardar la vida y la integridad de las niñas es donde se les está vulnerando y violentando sus derechos”, resaltó. 

Asimismo, se indagó sobre la edad de las víctimas las cuales en su mayoría estaban entre los once años cuando sufrieron de ese hecho lamentable. 

“Al indagarles que edad tenía la persona agresora o quien le realizó estos actos, vemos ahí que la edad media del agresor está entorno a los 34 o 35 años, es decir, triplica la edad que ellas tenían, entonces también creo que esto es un elemento bastante interesante, poder identificar no solo parentesco o vínculo, sino también la edad promedio en que esto ocurrió”, indicó.  

“Cualquier situación de violencia va a generar un estado de salud mental en el cual se vea afectado con padecimientos de trastornos ansiosos, depresivos o alguna característica de malestar emocional, es decir, no importa el tipo de violencia que la mujer enfrentó siempre se va a ver un impacto en su salud mental”, recalcó 

Barrera apuntó que esta situación afecta la salud de las mujeres en nuestro país, además, impacta la salud mental, por lo que es importante se pueda buscar ayuda profesional para la reconstrucción y reparación de la integridad mental de las mujeres y de su vida.  

Igualmente destacó que es necesario armarse de valor y coraje para delatar este tipo de anomalías, de igual manera es importante que, al ser testigos de dicha situación, se tome el valor de denunciarlo con laautoridades correspondientes para ayudar a las mujeres y niñas que puedan estar padeciendo de estos tipos de violencia, los cuales sin duda son un atropello para la integridad física y mental de quienes lo viven, es tiempo de ayudarnos y, sobre todo, de buscar ayuda

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 − tres =