Realizan conversatorio sobre prácticas protocolares en ceremonias oficiales PDF Imprimir E-mail
Campus
Jueves, 19 de Julio de 2012 12:42

Aida Mancía y Ricardo Palomo fueron los invitados que tuvieron los estudiantes de protocolo y oratorio en el conversatorio denominado experiencias sobre prácticas protocolares en las ceremonias oficiales.

 

Aida MancíaPor Wilber Góchez
Fotografías Ruth Cunza
La Palabra Universitaria

 

Si consultamos sobre la definición de protocolo nos daremos cuenta que existe una gran cantidad de términos que muchos autores utilizan para definirlo, sin embargo coinciden en que es el conjunto de conductas, reglas y normas sociales a conocer, respetar y cumplir, no sólo en el medio oficial ya establecido, sino también en el medio social, laboral, académico, político, cultural, deportivo, policial, militar y, desde luego, en el Estado mismo.

 

Teniendo clara esta concepción y conscientes de que lo establecido por la teoría siempre está sujeto a comprobación, en base a la práctica real, los estudiantes de la asignatura Protocolo y oratoria, de la licenciatura en comunicaciones de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), organizaron un conversatorio en el que se buscó compartir con profesionales de destacada trayectoria en nuestro país, las experiencias sobre prácticas protocolares en las ceremonias oficiales.

 

Los invitados son profesionales reconocidos por su labor en aspectos protocolares como el caso de Aida Mancía, quien desde hace muchos años es la voz oficial de los eventos ceremoniales de la presidencia de la República de El Salvador, y el coronel Ricardo Palomo, director de protocolo del Ministerio de Defensa, quienes compartieron sus experiencias en su labor como oficiales de eventos del Estado.

 

Aida Mancía, reconocida por su peculiar e inigualable timbre de voz, quien además de ser maestra de ceremonias de la presidencia es actriz de teatro y locutora de radio, dice que la clave para desarrollar un excelente papel detrás de un pódium, es respetar a cabalidad un protocolo que previamente se ha establecido. “Procuremos seguir punto por punto la agenda que nos fijan, si lo hacemos no tendremos mayores inconvenientes”, dijo entre risas.

 

También sostiene que parte de los principios básicos de todo maestro de ceremonias (más aún si se está involucrado con aspectos estatales), antes de todo evento debe haberse empapado bien de la temática que se tratará, los objetivos y conocer sobre los invitados.

 

Al mismo tiempo aseguró que lo más indispensable si se quiere dedicar de lleno a esta práctica, es tener una formación teatral. “Es la plataforma que nos ayuda a eliminar cualquier temor escénico, a saber improvisar ante cualquier circunstancia que se pueda generar durante el desarrollo de cualquier evento”, dijo Mancía.

 

Coronel Ricardo PalomoPor su parte el coronel Palomo, un soldado que ha marcado la diferencia, especialista en relaciones públicas, graduado de la Utec, sostiene que todo buen profesional que se dedica a la representación oficial de eventos protocolares debe saber manejar su comunicación corporal. “La expresión corporal equivale al 70 por ciento del mensaje que queremos transmitir”, dijo.

 

Según el especialista el protocolo militar es el más rigoroso que existe en nuestro país, porque se rige por ciertos elementos que no están sujetos a equivocaciones, tales como la precedencia, tratamiento oficial, honores especiales, entre otros que determinan el actuar del cuerpo militar.

“Cometer una falta protocolar puede ser considerada grave, está sujeta a castigos, por eso es que no se valen las equivocaciones”, indicó el coronel Palomo.

 

Los organizadores del evento explicaron que este tipo de actividades se desarrolla con el objetivo de poner en práctica lo aprendido en clase, como una manera de llevar a la realidad lo que dicta la teoría, así lo explicó Silvia Sandoval, docente responsable de impartir la asignatura Protocolo y oratoria.