Urge política de seguridad alimentaria y nutricional PDF Imprimir E-mail
Realidades
Lunes, 12 de Julio de 2010 00:55

Por: Wilber Góchez
Fotografía: Luis Beltrán

 

Preocupación es lo que muestran un grupo de profesionales nutricionistas de El Salvador por la inexistencia de políticas públicas en seguridad alimentaria y nutricional.

"La falta de estas políticas es la consecuencia de los altos índices de desnutrición, anemia, un elevado nivel en el retardo del crecimiento humano y muchos aspectos más", afirma Veralís Morán, asesora técnica de seguridad alimentaria y nutricional de la Secretaria de Inclusión Social de El Salvador.

 

El país requiere con urgencia políticas alimentarias que beneficien a la población más desprotegida

Según la experta, se debe trabajar en la construcción de una política adecuada que garantice a todos los salvadoreños una "soberanía alimentaria", o el derecho que todos los individuos deben tener a una buena alimentación. "En El Salvador todos debemos tener una vida saludable y digna, por ello el gobierno tiene la obligación a brindarnos seguridad alimentaria",  asegura Morán.

Cifras alarmantes

Algunas estadísticas muestran que el porcentaje de retardo en el crecimiento humano alcanza el 50 por ciento en niños de cero a 59 meses de edad, pero esto también depende del grado de escolaridad que tenga la madre, ya que de alguna forma en las escuelas se instruyen los hábitos alimentarios y nutricionales.

Estas son cifras preocupantes en El Salvador. "La desnutrición sólo se puede prevenir, no se puede curar". El niño que no tuvo una adecuada alimentación en la edad de cero a tres años, pierde su desarrollo normal de crecimiento, "queremos una sociedad con desarrollo normal en su crecimiento en talla", explica la especialista en nutrición.

A manera de reflexión la profesional enfatiza que “a mayor retardo al crecimiento en talla, menor será el índice de desarrollo humano”.

Otros datos estadísticos muestran que el 59.6 por ciento de mujeres salvadoreñas entre 15 y 49 años tienen problemas de sobrepeso, esto se debe al desorden nutricional, lo cual hace hincapié en la necesidad urgente de una política nutricional.

Esfuerzo conjunto

La política que se está tratando de construir va enfocada a mejorar todos estos hábitos nutricionales. Según Fátima de Zúniga, experta en nutrición, el trabajo en la creación de esta política nutricional debe ser un esfuerzo en conjunto de todos los sectores sociales de El Salvador.

Asistentes al taller de seguridad alimentariaSi se quiere asegurar una nutrición adecuada en la población salvadoreña en todos sus sectores, el gobierno debe mejorar algunas políticas de producción de granos básicos; en la actualidad El Salvador sólo está produciendo maíz, dejando de lado el arroz y el frijol, que se producen en muy bajas proporciones. Morán enfatiza que el acceso a los granos básicos o alimentos, su producción y cosecha reflejan la inseguridad alimentaria que se tiene en el país. 

 

Necesidad de políticas

Para que sea realidad la creación de una política alimentaria en El Salvador se debe iniciar por crear la necesidad de una reforma constitucional, explica el abogado Víctor Manuel Miranda.

Según el jurista, para que una política alimentaria sea eficaz debe contar con una serie de parámetros donde los programas alimentarios sean fundamentales y destaquen sobre la base de la seguridad y la soberanía alimentaria, además de que se establezcan condiciones adecuadas para la producción de los alimentos en El Salvador, sin olvidar la ejecución de una ley de esta naturaleza.

"Necesitamos fortalecer la institucionalidad para el fiel cumplimiento de las políticas de seguridad alimentaria en El Salvador; la soberanía alimentaria es la base fundamental de las políticas públicas", puntualiza Miranda.

Estas declaraciones fueron brindadas en el marco del desarrollo del primer simposio sobre políticas publicas en seguridad alimentaria y nutricional en El Salvador, el cual contó con el patrocinio de Friedrich Ebert Stiftun El Salvador, la Secretaria de Inclusión Social de El Salvador y la Universidad de El Salvador, a través de la carrera de nutrición de la facultad de medicina.