Abogado aconseja imponer demandas en caso de despidos injustificados

Así lo ha dicho el abogado y notario, Julio César Osegueda, en el programa de entrevistas, 33 Te Escucha.

Josué Hernández
La Palabra Universitaria

Sobre los despidos injustificados versó una de las temáticas que recientemente fueron abordadas en el programa de entrevistas, 33 Te Escucha, en el que participó como panelista el abogado y notario, Julio César Osegueda.

El experto explica que, en el caso del empleador público, no puede despedir a nadie de su cargo sin antes realizar un proceso administrativo y judicial, para obtener la autorización de remover a una persona de su cargo; mientras que, en el ámbito privado, un empleador puede prescindir de un colaborador en el momento que lo crea conveniente.

Sin embargo, aclara que debe pagar una indemnización, es decir, se debe hacer cargo de los costos económicos que conlleva esa decisión.

Para presentar una demanda en caso de despido injustificado se deben tomar en cuenta ciertos aspectos, como el hecho de calcular si las indemnizaciones son correctas; en caso de que no sea así, se debe acudir al Ministerio de Trabajo para que se verifique esa información.

El experto reconoce que hay muchas personas que deciden no interponer demandas por temor a represarías, pero realmente lo más sensato es acudir al Ministerio de Trabajo, pues serán ellos los que inicien el proceso de conciliación, “es decir, la competencia de esa institución es hacer el cálculo y llamar al representante de la empresa a una reunión de conciliación para llegar a un acuerdo”, explica.

Dice que hay muchos motivos que podrían ser válidos para el despido de un colaborador, entre ellos llegar tarde, presentarse en estado de ebriedad, por comportamientos de acoso, entre otras acciones que justifican los despidos, mismos que están establecidos en el contrato laboral y en la misma ley.

Osegueda aconseja que en el caso que sea un despido injustificado no se debe firmar la carta de despido, ya que lo que se está firmando es un finiquito, con el cual se puede estar firmando una carta de renuncia y, en ese caso, se pierden ciertos derechos como el de iniciar un proceso judicial, por eso es importante que la persona antes de firmar tenga una asesoría.

La persona tiene todo el tiempo que sea necesario para analizar si firmar o no, así lo explica el Osegueda. “Si la persona no firma se iniciarán los procedimientos, tanto administrativos como judiciales que correspondan, y los derechos quedan intactos”.

Para entablar un juicio laboral se debe presentar la denuncia en el Ministerio de Trabajo o directamente a un juzgado de lo laboral, con un abogado particular o con uno asignado por la Procuraduría General de la República, él prepara la demanda y se presenta en el ámbito laboral.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 × uno =