Estudio del Ciops muestra impacto que causa la usura a sector informal

La investigación, que fue presentada por el Ciops y Abansa, destaca que la usura es una práctica que sigue perjudicando al sector de micro y pequeños empresarios en el país.

Wilber Corpeño
La Palabra Universitaria

El Centro de Investigación de la Opinión Pública Salvadoreña (CIOPS) y la Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA), presentaron los resultados del estudio denominado El crédito en el sector informal en El Salvador.

La investigación, que fue encomendada al Ciops por la asociación bancaria desde 2019, se plantea como objetivo primordial desarrollar un estudio que determine las características del crédito que otorgan a los consumidores, el sector no regulado en el país.

De acuerdo a los resultados de la investigación, que fue presentada por el director del Ciops, Francisco Armando Zepeda, la práctica de la usura no ha dejado de efectuarse en el país, a pesar de los esfuerzos que se han realizado con reformas a la Ley contra la usura, por lo que, los principales afectados son los pequeños empresarios que tienen que pagar cantidades estratosféricas en concepto de intereses.

Y es que la investigación revela que, a pesar de notarse una pequeña disminución de la usura en el país, que pasó en 2019 de más de 785 millones de dólares, a 617 millones en 2022, la práctica se mantiene y continúa afectando a los comerciantes, especialmente a aquellos más pequeños y con economías prácticamente de subsistencia y que coaccionados o por necesidad acuden a los usureros.

Del mismo modo, la tasa de interés de los usureros muestra una pequeña disminución que pasó de 2,628.1 por ciento a 1,869.4, lo cual sigue siendo muy alta y va en deterioro de la economía del emprendedor y pequeño empresario.

“Los pequeños comerciantes continúan accediendo a préstamos a usureros a diario, semanal, quincenal durante todo el año, eso genera una recurrencia en el pago de interés, que al final el costo del financiamiento deteriora su economía”, dice una de las conclusiones del estudio.

Igualmente, la investigación establece que la falta de conocimiento del interés que se paga por parte del usuario hace que la usura siga su marcha y no se logre visibilizar como el problema que es.

Otra de las conclusiones que se destacan en el estudio es que el acceso al sector de micro y pequeños empresarios por parte del sector financiero formal sigue restringido, por incumplir requisitos, por lo que la usura difícilmente disminuirá lo suficiente como para volver más competitivo al sector.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 + nueve =