Aby Navarro: hay que sacrificar muchas cosas cuando uno persigue un sueño

La cantante de profesión y maestra de educación musical, Aby Navarro, ha compartido su experiencia con la comunidad virtual de la compañía Red Box, que se dedica a ayudar a las organizaciones a pensar sus marcas y negocios de manera diferente.

Maybelline Rivas
La Palabra Universitaria

Cómo tener la valentía para seguir tu pasión y enseñar a otros ha sido el tema analizado durante un conversatorio virtual, con la participación de la cantante de profesión y profesora de música, Aby Navarro, quien, entre otras cosas, ha contado sus experiencias y consejos a los jóvenes que tienen en su haber el mundo artístico.

Navarro, quien marca su carrera artística como vocalista de la banda ochentera, Rock Neón, ha estado interesada en la música desde muy pequeña, lo que la llevó a perseguir sus sueños a pesar de las adversidades y ahora cuenta con una trayectoria en ese ámbito.

Resalta que desde los 16 años tomó clases de música, formó parte del elenco principal de la ópera de El Salvador, en la que interpretó papeles importantes de teatro musical y repertorio clásico.

Fue solista en la orquesta sinfónica cristiana, ha participado como corista de estudio, es maestra de canto desde hace 8 años, fue directora del coro de niños de Compasión International, y es maestra de educación musical para niños.

Actualmente continúa su formación como maestra vocal con maestros internacionales y también prepara sus proyectos como cantante solista.

Comenta que fue un proceso complicado compartir con sus padres que quería dedicarse a la música de lleno. “Fue difícil porque mi papá era como todos los papás, siempre quería lo mejor para sus hijos, por lo tanto, al principio le dio miedo que yo me dedicara a eso”, dice.

Por otra parte, expresa que para empezar su carrera buscó sus propios recursos, contrató a sus propios profesores, ya que eran las opciones que ella tenía en sus inicios; posteriormente, estudió educación infantil en la universidad, puesto que vio la oportunidad de combinar sus dos pasiones, la docencia y la música.

“Conocí mi vocación, aunque me encanta cantar, me gusta ejecutarlo, también me gusta enseñar, son dos cosas que realmente amo hacer”, esboza la cantante ante la comunidad virtual de RedBox, una agencia de innovación dedicada a ayudar a las organizaciones a pensar sus marcas y negocios de manera diferente.

Añade que su desarrollo en el mundo de la ópera fue un poco complicado, dado que tuvo muchas barreras y, al principio, el “no puedo” se hizo presente en su vida; sin embargo, eso la motivó más a superarse.

Además, manifiesta que en un momento de su vida sintió que perdía el rumbo, ya que la universidad y el trabajo le exigían mucho y eso la desconectó por un momento de la música.

La mayor motivación de la artista es hacerle saber a los demás que por muy difícil que sea la carrera, no es imposible lograrlo; por lo que, recomienda a las personas que se quieren dedicar a la música o a otras artes, tener mucha pasión, disciplina y estudio para poder cumplir con las metas.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 6 = diez