Acoso callejero es más frecuente en centros comerciales, lugares de trabajo y la calle

Así lo explica la psicóloga de la Utec, Diana Barrera, durante una de sus intervenciones en el programa de entrevistas 33 Te Escucha. 

Darlin Mejía 
La Palabra Universitaria

La psicóloga de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec) y coordinadora de la cátedra de género del centro de estudios, Diana Barrera, ha explicado las implicaciones del acoso callejero durante una de sus acostumbradas intervenciones en el programa de entrevistas 33 Te Escucha. 

Apunta que el acoso sexual callejero es un delito; sin embargo, se naturaliza el acoso sexual en decir, piropos, en hacer comentarios de contenido sexual de alago a la persona víctima en la calle o centros comerciales. 

“El acoso callejero puede ocurrir más frecuentemente en mujeres que en hombres, y es muy frecuente en centros comerciales, lugares de trabajo y la calle”, dice.   

Indica, además, que el acoso puede darse en cualquier momento del día, volviéndose un complejo de culturalización normal, en el que la víctima puede sentir temor y calla o no dice absolutamente nada, ni comentarios de defensa por ser un piropo y ser un desconocido de quien lo recibe.  

La psicóloga explica que el acoso sexual no puede fundamentarse en aspectos como la forma de vestir de la víctima, porque cada una de las personas puede tener esa libertad de decidir qué vestimenta usar y cómo usarla. 

“Es una situación incómoda y trae efectos negativos en la mente de la víctima; además, es difícil de identificar porque está muy naturalizado en nuestra cultura y vemos un piropo como algo natural y normal, por lo que muchas veces esto no se considera un delito”, dice. 

Resalta que el temor a caminar por las calles o lugares públicos es una de las principales afectaciones que experimentan las personas que sufren este tipo de delitos. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 3 = veinte uno