Claudia Membreño: las emociones van relacionadas con el comportamiento humano

La psicóloga y docente de la Universidad Tecnológica de El Salvador, Claudia Membreño, fue la invitada especial de esta semana en el programa 33 Te Escucha, en el que ha analizado las técnicas para modificar las conductas en los más pequeños del hogar.

Samuel Montes
La Palabra Universitaria

Técnicas para la modificación de conductas infantiles es el tema que centró la atención de la teleaudiencia del programa de entrevistas 33 Te Escucha, en el que ha participado como panelista la psicóloga y docente de la Utec, Claudia Membreño.

La experta explica que las conductas son aquellos comportamientos que se asocian a acciones motrices con sensaciones y pensamientos, mismos que pueden llegar a ser observables. Del mismo modo, esos pensamientos llegan a ser manifestados por medio de diversas conductas especiales.

Apunta que independientemente de si la conducta sea correcta o errónea, siempre estará bajo el régimen de la sociedad y de sus reglas, misma que las define por elementos como la forma de caminar, de comer, entre otras.

Indica que en la familia existen normas, las cuales regulan o condicionan las conductas de los menores y que dan la oportunidad de poder disciplinar, reforzar o crear conductas positivas, que ayuden a los niños a realizar acciones efectivas que los padres deseen, por ejemplo, el cepillar los dientes constantemente.

“Nos centramos en la conducta deseada y tenemos que generarle un reforzador a través de una felicitación o en una palabra en la que nosotros podamos motivar, que lo que ha hecho ha sido gratificante”, aconseja.

Agrega que ante las conductas que sean erróneas o de carácter desobediente, es necesario hacer uso de castigos que como resultado lleven a la eliminación completa de la conducta que no nos agrade; estos castigos pueden dividirse en positivos y negativos.

Aconseja que los padres especialmente deben ser muy observativos en relación a la conducta de los infantes, pues de esa forma “podremos saber qué tipo de castigo aplicaremos para eliminar una conducta no deseada, mientras que con el reforzamiento incrementaremos una conducta positiva”, dice.

La psicóloga comenta que el berrinche también es parte de una conducta, por la cual el niño puede expresar sus emociones y comunicarse. “Cuando el niño hace un berrinche es porque quiere lograr algo, toda conducta tiene una meta y por su etapa del desarrollo se le dificulta comunicarse, por lo que toma una conducta para expresar emociones”, puntualiza.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 + = diecisiete