Historiador imparte conferencia sobre Constitución, imperios e independencia

El vicedirector de la Academia Salvadoreña de la Historia, Sajid Alfredo Herrera Mena, ha sido el responsable de compartir con estudiantes y académicos de la Utec, en una actividad organizada en el marco de la conmemoración del Bicentenario de la independencia patria.

Josué Hernández
La Palabra Universitaria

Constitución, imperios e independencia es el tema de la magistral conferencia que ha impartido el vicedirector de la Academia Salvadoreña de la Historia, Sajid Alfredo Herrera Mena, en las instalaciones del Museo Universitario de Antropología (MUA) de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec).

Dicha conferencia, se da en el marco de las actividades conmemorativas del Bicentenario de la independencia patria, mismas que la Utec ha organizado a través de su vicerrectoría de investigación y proyección social y la unidad de cultura.

El experto subraya que la autonomía ha sido un proceso que no es solo el hecho de la firma del acta del 15 de septiembre, sino más bien, todo el proceso previo para poder llegar a firmar el acta de independencia es muy importante, ya que los pueblos también tuvieron un rol fundamental para lograr la emancipación.

“Entendiendo este proceso como múltiples independencias, se debe tomar en cuenta el porqué de llamarlo así, y quienes fueron los principales participes de este proceso llamado independencia, que se formaliza al firmar el acta el 15 de septiembre de 1821”, reflexiona.

Por ello destaca que el vecino país, Guatemala, conmemoró los 200 años de independencia el 28 de agosto de este año, ya que fue en esa fecha que el pueblo indígena de Comitán, en la intendencia de Chiapas, se declara independiente de España y se anexa al proyecto Iturbide de México.

Partiendo de ahí se entiende la independencia como un proceso múltiple, tal como lo explica Sajid. “Veamos que, a partir de ahí, incluso entendemos la independencia como un proceso múltiple, porque normalmente en los libros de la historia oficial se nos hace ver que la independencia solo se basó en una actitud, en una conducta política de ciertos líderes, muchos de ellos criollos”, dice.

Agrega que por eso se enfatiza tanto en el hecho de la participación de los pueblos, pues se dice que no ha habido un proceso de independencia, sino múltiples independencias, ya que entre 1821 y 1823 el panorama y el escenario de la audiencia de Guatemala, es decir, de Centroamérica, va a ser una atmósfera de continuos quiebres jurisdiccionales, continuas rupturas espaciales y, todo esto, debido a esos conflictos de poder que se generaron en ese período.

“Si bien es cierto la independencia de Centroamérica es de España, no se puede dejar de lado el proceso de unión y de ruptura con el imperio mexicano; además que en estos 200 años se ha estado peleando y negociando bajo los vaivenes de distintos imperios, es decir, se ha estado en una lucha constante de independencia como escenario Centroamericano.

“Cuando ocurre la independencia en Centroamérica estábamos en un proceso constitucional, pero es que, si vemos entre 1750 y 1850, nos estamos moviendo justamente en 100 años de procesos constitucionales”.

Explica que algunos historiadores le llaman a este proceso como, “la era de las revoluciones atlánticas”, otros la llaman como “la era de las democracias”, porque hay voluntad de algunos pueblos por querer ser independientes “y confían en un libro, ponen toda la fe y el crédito en un libro llamado Constitución, porque en ese momento entendían la Constitución como el pacto de todos los individuos de una sociedad, para regularse y ordenarse”, puntualiza.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− seis = 3