Compartir información sin consentimiento conlleva cárcel expone abogada

Así lo expone la profesional del derecho y docente de la Utec, Sandra Majano, en una de sus participaciones en el programa de entrevistas 33 Te Escucha.

Fernando Adonay Quintanilla
La Palabra Universitaria

Revelar secretos o materiales audiovisuales de la pareja tras una separación fue el tema que se abordó en una de las emisiones del programa de entrevistas, 33 Te Escucha, en el que participó como invitada la abogada y docente de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), Sandra Majano.

La panelista menciona que el derecho a la intimidad personal es un derecho humano que permite la opción de poder elegir, entre divulgar o reservar cierta información, ya sea personal o familiar, si así es deseado; así mismo, los derechos relacionados a ésta son el honor, la imagen, el prestigio y la dignidad, pues son la base para que una persona pueda estar plenamente bien.

“El derecho a la dignidad ya está regulado por la Constitución, y es un derecho reconocido y protegido por el Estado, para que un tercero no pueda conocer cosas personales o familiares”, reafirma la experta.

Recalca que todos estos derechos funcionan para que la persona pueda sentirse segura, apoyada y valorada, pues según la Convención Americana de los Derechos Humanos, le corresponde dar todo esto para que una persona sea respetada en “su cuerpo, mente y espíritu”, así mismo para que no sea considerada como objeto.

Apunta que la mayoría de las ocasiones, las personas que se separan usan vídeos, fotografías, conversaciones o información personal como chantaje hacia la víctima, esto con el fin de que puedan regresar o retener a la persona afectada.

Explica que este tipo de situaciones está tipificado en la legislación penal y en la Ley especial integral para una vida libre de violencia para las mujeres. “Por lo tanto, si se publica cualquier contenido inapropiado y sin autorización, hay responsabilidad penal”, menciona la profesional.

Puntualiza que las redes sociales son un lugar donde se suele dar este tipo de acoso, ya que son plataformas donde se expande rápidamente el contenido y es muy difícil borrarlo; por ello, la panelista recomienda tener una “cultura de denuncia” donde la persona afectada no se quede callada y pueda denunciar.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho × = 8