CNJ celebró primer congreso nacional sobre justicia penal juvenil

A 20 años del surgimiento de la ley penal juvenil se conmemora la legislación que regula las conductas criminales de los jóvenes, con el primer congreso nacional de justicia penal juvenil.

Lucrecia Landaverde
La Palabra Universitaria

 

El Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ), a través de su escuela de capacitación Judicial Doctor Arturo Zeledón Castrillo, en articulación de esfuerzos con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Centro Nacional para Tribunales Estatales (NCSC), realizó el primer congreso nacional sobre justicia penal juvenil.

Entre los motivos básicos del congreso se encuentra la conmemoración de los primeros veinte años de la jurisdicción penal juvenil, que fue creada mediante la entonces denominada Ley del menor infractor, ahora Ley penal juvenil.

Además los organizadores explicaron que el cónclave pretende homenajear a las personalidades fundadoras de la referida especialidad judicial.

El acto contó con la participación de diferentes profesionales nacionales y extranjeros expertos en la temática, quienes desde su trayectoria, conocimiento y experiencia en crímenes cometidos por infantes o adolescentes, brindaron sus propuestas en torno al tema de la Ley penal juvenil.

Representantes de la Unicef fueron los encargados de presentar un estudio y análisis sobre la situación actual del tratamiento de los delitos contra menores, a lo que muy atentamente prestaron atención  jueces y magistrados interesados en las propuestas que el ente de Naciones Unidas hizo.

montoyaRicardo Bladimir Montoya, de Unicef, en representación de Jonathan Lewis, señaló que los delitos más frecuentes cometidos por jóvenes son homicidios, extorsión y robo. Al mismo tiempo enfatizó en que la concurrencia de los hechos punibles perpetrados por niños y adolescentes son castigados con una pena menor que los cometidos por adultos.

Apuntó que el principal motivo de la diferencia en la represión hacia estos delincuentes es por encontrarse los mismos (jóvenes) bajo un régimen especial para las sanciones de sus cometidos delincuenciales, no obstante de que se trate de hechos repudiables de igual o mayor magnitud a los cometidos por adultos.

“Esta diferencia en el castigo o pena genera un sentimiento de impunidad en los salvadoreños”, puntualizó Montoya.

Ante la pregunta de este periódico sobre si se está frente a hechos impunes por tratarse de menores de edad, respondió que solo se trata de una impresión y no de una realidad. Del mismo modo respondió la siguiente pregunta referida a si la ley penal juvenil requería algunas reformas o ajustes, a lo que hizo referencia categóricamente que sí, que es necesario un análisis profundo para reajustar dicha ley.

El funcionario también se refirió a que el diagnóstico realizado por el ente de Naciones Unidas, es únicamente cuantitativo y que se requiere además del mismo un importante estudio de carácter cualitativo que refleje de forma más completa las deficiencias de la actual ley.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 2 = dos