Castigos o enseñanzas formativas tema de análisis en 33 Te Escucha 

Los castigos o enseñanzas formativas sirven para la educación de un niño o niña desde muy temprana edad, sin embargo, hoy día ya no se puede enseñar de la misma manera que 25 años atrás según la panelista invitada.  

Henry Ortega  
La Palabra Universitaria  

Los castigos o enseñanzas formativas fue el tema abordado en el programa de entrevistas 33 Te Escucha, en el que ha participado como panelista la psicóloga y docente de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), Claudia Membreño.  

La profesional destaca que la palabra castigo se viene usando desde los tiempos antiguos, pero que es una palabra errónea y que va en contra del desarrollo de los infantes; por lo tanto, dijo que la manera correcta de manejarlo es como enseñanza formativa. 

“Por cultura se ha determinado esa palabra ‘castigo’, la cual tiene condiciones de violencia, de angustia; pero es popularmente usada por los padres de familia. Los castigos son necesarios e importantes, pero es aún más importante la enseñanza formativa”, dice la experta.  

Agrega que la palabra castigo no se debería utilizar más para ciertos términos, porque causa un daño a la persona que lo recibe; sin embargo, se está acostumbrado a llamarle de esa forma a cada uno de los llamados de atención e, incluso, por la costumbre no daña psicológicamente y algunas veces se escucha de una manera jovial entre los familiares.

“De cierto modo recordamos a nuestras abuelitas diciéndonos ‘te voy a castigar y te voy a dar con el cincho’, lo cual trae recuerdos gratos, pero también podría causar algún remordimiento”, explica. 

Resalta, además, que al utilizar estos castigos punitivos puede desaparecer la conducta del ser a quien se le aplica, pero, del mismo modo, puede causar en la persona cualquier tipo de trauma en un futuro, ya sea físico o mental. 

“También puede causar cierto rechazo hacia el objeto que se utilizó para aplicar lo que se suponía era una enseñanza”, indica.  

La experta explica que existen técnicas bastante buenas para la enseñanza formativa y que también pueden ser utilizadas por los padres, por ejemplo, motivar al niño o niña cuando realiza algo correctamente. 

“Alentarlo de una manera que se sienta cómodo, utilizar también la silla del descanso, que consiste en apartar una silla en un rincón tranquilo donde el niño pueda pensar sobre lo que ha sucedido y pueda calmarse, esto resulta muy funcional para los padres”, dice. 

Membreño recomienda algunas acciones que pueden ser funcionales para corregir ciertos comportamientos en los niños, entre las que destaca privar por períodos cortos o largos de lo que al niño le guste; pero es importante, dijo, hacerle saber al infante la justificación que ha llevado a privarle de sus cosas y hacerle entender que, si vuelve a cometer otra falta similar, se le privará nuevamente. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis + = 8