Nuevas formas para facilitar el aprendizaje: La educación que ya no es para este milenio

Dr. Jesús Marcos Soriano Aguilar

La educación divorciada de la realidad, del avance científico y tecnológico, de los nuevos y cambiantes procesos de producción de bienes y servicios, de las nuevas maneras de crear, organizar y administrar la diversidad de empresas, del cambio climático, de las acciones depredadoras de la naturaleza y de los nuevos paradigmas que explican mejor la realidad, ya no es educación para este siglo, para este milenio.

La educación para la era industrial, para la producción en serie, para la uniformidad que no toma en cuenta las diferencias individuales porque todos deben ser iguales, haciendo lo mismo en los procesos de producción, en todas las fábricas, esa educación fue la del maestro expositor, presentador de cantidades de información que los estudiantes deberían memorizar para repetirla en los exámenes y así obtener buenas notas y ser aprobados.

La palabra del maestro, el libro de texto y los carteles contenían la información, los estudiantes ordenados en filas y columnas y en silencio era el orden en la clase; cualquier otra organización era un caos, un desorden que no se debería permitir.  Esa educación no forma al hombre y a la mujer que demanda el siglo XXI; esa educación es para un ayer que ya fue superado; esa educación no forma para enfrentar la velocidad de los cambios, la incertidumbre y la necesidad de ver la realidad con la complejidad que se nos presenta.

 

Una nueva educación

No se trata simplemente de cambiar los contenidos curriculares, sino de derivar de los problemas del contexto el perfil del profesional a formar, con competencias como actuaciones integrales con idoneidad y compromiso ético; es indispensable un diseño y desarrollo de una secuencia didáctica como un conjunto articulado de experiencias de aprendizaje y evaluación que tengan como principal actor al que aprende, al estudiante. Esto demanda la aplicación de metodologías y técnicas para mediar los aprendizajes que comprenden las competencias: aprender a hacer, aprender a conocer y aprender a ser (habilidades, conocimientos y actitudes).

La motivación para el aprendizaje de las competencias es determinante, el estudiante debe estar consciente de que necesita adquirir los aprendizajes que integran las competencias y por supuesto, experimentar una combinación adecuada de experiencias de teoría y de práctica, o de práctica y teoría.

Algunos principios que nos pueden ayudar a orientar el aprendizaje de los estudiantes son los siguientes:

  • Educar no es transmitir información. Con la información que el estudiante adquiere construye su propio aprendizaje.
  • Dar al estudiante la oportunidad de que adquiera de diferentes fuentes (orales, escritas, de campo, electrónicas, etc.) toda la información necesaria para desarrollar las habilidades que comprenden las competencias.
  • Todo lo que hace el docente, para el estudiante es teoría; aunque se apoye en presentaciones en PowerPoint, en videos u otros recursos.
  • No todo lo que hace el estudiante es práctica, posiblemente está investigando la teoría en la que debe fundamentar el desarrollo de las habilidades.
  • El estudiante vive una experiencia de práctica, únicamente cuando practica la habilidad que comprende la competencia a desarrollar.
  • El desarrollo de las competencias debe implicar el desarrollo integrado del saber hacer, con el saber conocer y el saber ser.
  • Aunque cada estudiante construye su propio aprendizaje, es necesario aplicar técnicas que promueven el trabajo colaborativo, para desarrollar la buena convivencia, que es muy importante en el desarrollo de saber ser.
  • Aprender a ser requiere, fundamentalmente, la modelación del docente.
  • Es necesario conectar los nuevos aprendizajes con los aprendizajes previos del estudiante.
  • La evaluación de competencias debe responder a los tres saberes: saber hacer (habilidades), saber conocer (conocimientos) y saber ser (actitudes).
  • La evaluación formativa es la que más contribuye al aprendizaje del estudiante.
  • Las relaciones docente – estudiantes no deben se autoritarias.

Todo lo anterior es aplicable a la educación presencial y no presencial.

     

One thought on “Nuevas formas para facilitar el aprendizaje: La educación que ya no es para este milenio

  1. Estimado Dr. Soriano, he leído su artículo “Nuevas Formas para Facilitar el Aprendizaje: La Educación que ya no es para este Milenio”
    Que importante es que nos recuerde que, la aplicación de metodologías y técnicas para mediar los aprendizajes que comprenden las competencias: aprender a hacer, aprender a conocer y aprender a ser; que no son más que: habilidades, conocimientos y actitudes; están determinadas por la motivación que durante el proceso se despierte en el estudiante hacia el aprendizaje. Estoy muy de acuerdo en que el estudiante debe estar consciente de que necesita adquirir los aprendizajes que integran las competencias y por supuesto, poner en práctica una combinación adecuada de experiencias de teoría y de práctica, o de práctica y teoría para que su aprendizaje sea significativo y por supuesto, atractivo.
    Gracias por ínstanos a volver la mirada hacia las necesidades educativas del siglo XXI.
    Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 + = seis