Uniendo a las familias salvadoreñas a través del matrimonio

William Molina Lobos
Estudiante de Escuela de Comunicaciones

 

“En nombre de la República de El Salvador quedan unidos solemnemente en matrimonio y están obligados a guardarse fidelidad y asistirse mutuamente”.

Con estas palabras Lucía Zelaya de Soto, docente de la asignatura Derecho de familia y funcionaria autorizante de las bodas civiles, unía legalmente a una de las siete familias que tuvieron la oportunidad de contraer matrimonio de forma gratuita, en el marco de la proyección social que realiza la escuela de derecho de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), en favor de la comunidad.

De Soto, junto con sus estudiantes, realizó esta actividad como ya es tradición al finalizar cada ciclo académico, la cual, según explicó, es una forma de poner en práctica la teoría vista en el aula y hacerla vida por los educandos, quienes a través de la guía del docente dan la oportunidad a parejas de escasos recursos económicos a unirse en matrimonio y ser reconocidos como tal ante la sociedad.

La algarabía de la gente, de los niños, algunos hijos de los ahora esposos, llenaban de alegría el auditórium José Adolfo Araujo. La hora llegó y el comienzo del acto solemne dejaba ver en los rostros de las parejas felicidad y satisfacción, ya que  muchas de ellas contaban con varios años de vivir en unión libre y con hijos en común, sin estar bajo el amparo de las leyes de familia.

Una a una las parejas fueron nombradas y a cada quien se le hacía la pregunta de rigor: Oswaldo Wilfredo Martínez Ortiz, ¿queréis unirte en matrimonio a Sandra Patricia Medrano Juárez? a lo cual todas las parejas dieron un sí rotundo.

 

matrimoniosUnión para toda la vida

Tras las palabras de los estudiantes que exhortaban a la fidelidad y a la ayuda mutua, se esconde el velo de 12 años de vida al margen de la ley, según relatan los esposos José Antonio López e Iris Elizabeth Mendoza de López, ambos residentes en Tecoluca, departamento de San Vicente. Desde allá hicieron el viaje para aprovechar esta oportunidad y como dice don José “se nos ha unido en sagrado matrimonio, luego de procrear 4 hijos, esas palabras se vuelven un orgullo y un éxito alcanzado”.

La mayoría de estas familias tenían entre 8 y 13 años de vivir juntos y tras la labor social de los estudiantes de derecho, lograron materializar el sueño que por muchos años han deseado realizar, pero que por razones de pobreza o falta de apoyo no habían podido efectuar, tal es el caso de don José Noé Cortez de 36 años y de Doña Claudia Marlene Rivera de Cortez, de 30 años, quienes han procreado 2 hijos y dicen sentirse agradecidos por la oportunidad que la UTEC les ha dado de poder culminar un sueño.

Por otra parte los esposos Carlos Enrique Rodríguez y Ana Cecilia Siliezar de Rodríguez, conscientes de que el amor los ha unido en matrimonio luego de 8 años de vivir juntos, piensan que es el mejor regalo que pueden darle a sus dos hijos.

Según explicó la docente y notaria autorizante, fueron dos las secciones de la materia derecho de familia que tuvieron la oportunidad de ser parte del proceso de una boda civil, en donde los propios alumnos elaboraron sus discursos y palabras referentes al evento, así también las escrituras de matrimonio, lo cual les da una visión amplia  sobre su futura labor en el campo profesional del área de familia.

Luego del protocolo jurídico, los nuevos matrimonios fueron agasajados por sus familiares, amigos y sus hijos, muchos de ellos reconocidos en ese mismo acto.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco + = 12