Desarrollo curricular

Dr. Jesús Marcos Soriano

Currículo, del latín “curriculum” significa: carrera, caminata, jornada.  En educación se define como

Proyecto educativo general en donde se concretan las concepciones ideológicas, socioantropológicas, epistemológicas, pedagógicas y psicológicas que determinan los objetivos de la educación escolar; es decir, los aspectos del desarrollo y de la incorporación de la cultura que la institución en cuestión trata de promover. (Casarini, M. 1999).

Se han dado diferentes definiciones del término currículo, algunas de ellas son las siguientes:

AUTOR DEFINICIÓN DE CURRÍCULO
Davis H. Sheldon Curriculum es el programa de enseñanza. (1931)
UNESCO Currículo son todas les experiencias, actividades, materiales, métodos de enseñanza y otros medios empleados por el profesor o tenidos en cuenta por él, en el sentido de alcanzar los fines de la educación
Amer. Ass. Of Sch Administ Curriculum es el conjunto de situaciones intencionalmente utilizadas para producir respuestas favorables de aprendizaje. (1953)
Hilda Taba Currículo es un plan para orientar el aprendizaje. (1962)
Comisión Institucional de la Universidad de Zulia coordinada por Inés Laredo. Curriculum es in conjunto de experiencias que la Universidad, deliberadamente ofrece al estudiante, en vista de su formación integral, para que participe adecuadamente en el proceso económico, social y político del país. (1983)
Fabian Carrión Currículum es la posición que adopta una institución educativa frente a las necesidades y problemas de la realidad condicionada-determinada por las influencias ideológico, culturales dominantes, la normativa legal y sus modelos vigentes que un Estado impone. (2017)

 

Las definiciones anteriores hacen énfasis en el aprendizaje, y las dos últimas, en un desarrollo integral en función de las necesidades y problemas de la realidad, para que el graduado contribuya al desarrollo económico, social, político y cultural.

En general se han dado tres etapas en el desarrollo curricular:

La primera hizo énfasis en el desarrollo de temas o contenidos, divorciados de la realidad nacional, regional y local; las únicas fuentes de aprendizaje eran el docente y el libro de texto. El docente era el principal actor del proceso formativo, era un verdadero expositor y el estudiante, pasivo, y solo participaba borrando el pizarrón y para pedir permiso para ir al baño. La disciplina era muy austera; el docente tenía la autoridad para imponer lo que él creía conveniente para la correcta formación del estudiante. Los programas de estudio eran listados de temas.

La segunda, promovió la formación del estudiante en función de objetivos de aprendizaje. La Taxonomía propuesta por Benjamín Bloom y colaboradores propuso tres dominios del aprendizaje para la formación y evaluación de los aprendizajes: dominio cognoscitivo, dominio afectivo y dominio psicomotor; con ello se promovió la formación integral del estudiante y la mayor participación de él en su proceso formativo, en función de las necesidades de la realidad; pero no sucedió así, se le dio más énfasis al dominio cognoscitivo y específicamente al nivel más bajo, el nivel de conocimiento o aprendizaje de memoria.

Los exámenes medían la memoria, el estudiante debería repetir la información dada por el docente y por el libro de texto adoptado. Continuó el maestro expositor y el estudiante pasivo. Posteriormente se le dio participación al estudiante, pero no se atendieron los tres dominios del aprendizaje.

Los planes de estudio eran elaborados a nivel central para todas las instituciones educativas del país. Los programas de estudio comprendían: temas, objetivos, metodología y evaluación; lo que constituyó un gran avance en la planificación curricular.

La tercera etapa es la del enfoque de formación por competencias. La aplicación de este enfoque demanda la investigación de las necesidades de educación superior en el país, en la región centroamericana y más allá, pues la movilidad de profesionales tanto en el interior del país, como hacia fuera de él, cada vez es más frecuente.

Los planes de estudio se elaboran con perfiles profesionales formulados con competencias derivadas de las necesidades investigadas. Las competencias integran habilidades (aprendizajes procedimentales), conocimientos (aprendizajes conceptuales) y actitudes (aprendizajes actitudinales).

Las estrategias metodológicas están centradas en el que aprende, en el aprendizaje, y se evalúa el nivel de dominio de las competencias que logra el estudiante. Al final del proceso formativo se le certifican al graduado las competencias que domina; lo que también favorece a la selección que hacen los empleadores de los profesionales y técnicos.

 

Etapas del currículo

El desarrollo del currículo comprende cuatro grandes etapas: 1. investigación de necesidades y problemas. 2. Planificación del currículo. 3.Ejecución del currículo y 4. Evaluación del currículo.

La investigación de necesidades y problemas, para no formar al técnico y al profesional como queremos los formadores, sino como los demanda la sociedad.

La planificación del currículo, para no improvisar el desarrollo del proceso formativo; pues debe responder a las competencias del perfil profesional que demanda la sociedad.

La ejecución del currículo, que requiere la facilitación del aprendizaje de los estudiantes, creando las condiciones necesarias para que logren el dominio de las competencias formuladas en el perfil profesional.

La evaluación curricular, para hacer los ajustes necesarios en la planificación y ejecución del currículo, de tal manera que responda a las necesidades y problemas de la sociedad, que han servido de base para formular las competencias del perfil profesional y también para certificar el nivel de dominio que los estudiantes alcanzan de las competencias de dicho perfil.

 

Bibliografía

Casarini, Martha (1999). Teoría y diseño curricular. México: Trillas.

Meléndez, Roger (15 de septiembre de 2015). Educación – currículo y sociedad del conocimiento. Revista de Tecnología de Información y Comunicación en Educación • Volumen 9, N° 2 Julio-Diciembre 2015. Consultado el 28 de enero de 2019.

Tyler, Ralph (1986). Principios Básicos del Curriculum. 5° edición. Buenos Aires: Troquel.

Tobón Tobón, S. (2005). Formación Basada en Competencias. Pensamiento complejo, diseño curricular y didáctica. 2° edición. Colombia: DIGIPRINT Editores E.U.

Tobón Tobón, S., Pimienta Prieto, J. H., García Fraile, J. A.  (2010). Secuencias Didácticas: Aprendizaje y Evaluación de Competencias. México: Pearson Educación.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 − = dos