Presentaron investigación que muestra colapso sectorial del volcán de San Salvador

La investigación contó con el apoyo financiero y logístico de la Utec y de un geólogo del observatorio ambiental, del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como de un especialista de la Universidad de Wisconsin-Madison, Estados Unidos.

Texto y fotos: Wilber Corpeño
La palabra Universitaria

Múltiple colapso sectorial del volcán de San Salvador es el nombre del más reciente estudio que presentó la vicerrectoría de investigación y proyección social, de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec).

El estudio, que inició en 2016 y finalizó en 2017, contó con el apoyo financiero y logístico de la Utec y de un geólogo del observatorio ambiental, del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como también con el apoyo del laboratorio y de un especialista en geología agroquímica, de la Universidad de Wisconsin-Madison, Estados Unidos.

“En la Utec nos sentimos especialmente honrados por dar a conocer los resultados de esta investigación, pues no dudamos que es un aporte importante, ya que será una fuente de consulta para científicos alrededor del mundo y para estudiantes de diversas carreras”, apuntó la vicerrectora de investigación y proyección social, Noris López Guevara.

El estudio fue realizado por los geólogos, Walter Hernández y Brian Jicha, y se desarrolló con el objetivo de delimitar cuándo y cómo ocurrió el colapso y cuál fue la causa (erupción volcánica, actividad tectónica, intrusión de lava). Del mismo modo se buscó evaluar la hipótesis de otros autores que sostiene que la erupción G1 es la causa del colapso del volcán de San Salvador.

La investigación también buscó elaborar un mapa preliminar de la avalancha de escombros para la zona urbana de San Salvador, Colón, Santa Tecla, Mejicanos y Ayutuxtepeque.

La proyección del volcán de San Salvador sugiere que éste alcanzó una altura cercana a 2 mil 700 metros sobre el nivel del mar, significando que fue en su momento el volcán más alto de El Salvador. Previo a este estudio, siempre se creyó que el colapso había ocurrido en un solo evento inmediatamente después de la erupción pliniana G1, y que ésta estaba relacionada con la última que protagonizó el coloso hace un poco más de 100 años.

Sobre ello, dijo el investigador, radica la importancia de este estudio, en el que se concluye que la erupción G1 ocurrió bastante después del primer colapso sectorial y que esta erupción era parte de la historia eruptiva del Boquerón y no del volcán de San Salvador.

Agregó que hasta la realización de este estudio se logró comprender que no se trataba de un evento sino de tres colapsos sectoriales. La parte que corresponde a El Picacho es aquella porción del volcán que no se ha caído completamente y, por estar en desequilibrio, es susceptible de desplomarse e impactar a la población del municipio de Ayutuxtepeque principalmente.

“Este tipo de mega deslizamientos no tiene señales precursoras y ocurre sin aviso”, advirtió el investigador.

Una de las principales recomendaciones de este estudio es realizar una campaña informativa para la población, una que haga conciencia del tipo de riesgo que le acecha y que no existe a la fecha una obra civil que pueda frenarlo, por lo que hay que saber convivir con este riesgo o buscar una opción alternativa.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − seis =