Equipos de fútbol once de la Utec marchan a buen ritmo en torneo de ANADES

En el último compromiso el equipo femenino se impuso ante las chicas de la Escuela Militar, mientras que en la categoría masculina se logró un empate a 1 con el mismo oponente que se plantó muy bien en el terreno de juego.

Emma Martínez
Fotos: Daniel Rivas
La Palabra Universitaria

A buen ritmo marchan los equipos de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec) en el torneo de fútbol once, que organiza la Asociación Nacional Deportiva de Educación Superior (ANADES).

En su última aparición en la sede deportiva de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), ambos equipos de la Utec debieron enfrentar a las representaciones de la Escuela Militar, que por buenos tramos de ambos encuentros mostraron orden y disciplina en los diversos sectores del terreno de juego.

El primer encuentro de la jornada fue para la categoría femenina, en el cual el combinado de las águilas dejó claro su favoritismo en este torneo, por lo que su entrenador supo dibujar muy bien el dibujo táctico que llevó a buen término el compromiso deportivo.

De ida y vuelta, con muestras de dominio, técnica y orden por parte de ambas escuadras fue cada uno de los bloques del partido, que resultó entretenido para la afición que se hizo presente al recinto deportivo de la UCA.

La escuadra de la Escuela Militar mostró su potencial en la parte defensiva que por buen tramo del partido no dio espacios, pero al final las águilas de la Utec lograron descifrar el cerrojo impuesto por el oponente y encontraron espacio para la primera anotación.

Ese traspié desconcentró a las defensoras de la Escuela Militar que se lanzaron en busca del empate y dejaron los espacios en el fondo de la zaga, mismos que las delanteras de la Utec supieron aprovechar. Al finalizar el encuentro terminó con un marcado de 3-0 a favor de las águilas.

 

El equipo masculino logró el empate ante la Escuela Militar

En el encuentro de fondo se enfrentaron los equipos masculinos de la Utec y la Escuela Militar, en el que el común denominador fue el orden, buen trato al balón, disciplina y concentración milimétrica en el sector defensivo de ambas escuadras.

Ambos entrenadores leyeron muy bien el esquema en el terreno de juego, de tal manera que el funcionamiento de los equipos fue de táctica, jugadas a balón estacionario y desbordes por las bandas.

Ambas defensas no dejaban espacios, lo que quedó evidenciado en el marcador final que debió representar la repartición de honores con un empate a un gol para cada escuadra.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 × ocho =