Desde el Palco… con Rafael Aparicio

¿Tenemos fútbol en El Salvador?

Hace 37 años dijimos presente en nuestra primera visita al mundial de fútbol, México 70, después de una hexagonal llena de emociones, goles y países que lucharon hasta el final para decir presente en el magno evento futbolístico.

37 años después, aquellos grandes talentos deportivos que formaban la selección, terminaron algunos siendo taxistas, vendedores de lotería o ya en otra vida mejor que la existencia, ya no figuran.

Unos con escuelas de fútbol en sus municipios “intentando” enseñar el buen toque y fundamento que mucha falta hacen a las nuevas generaciones y, otros, aprovecharon y ahorraron ahora con empresas que activan el desarrollo del país.

Si hacemos una breve comparación entre lo de antes y lo de hoy, no solo a nivel de jugadores sino también técnicos y hasta los mismos directivos de la FESFUT, hemos avanzado poco. Yo no les llamo dirigentes porque los resultados no lo manifiestan.

Jugadores como Pelé Zapata o Norberto Huezo, aún sin ser de escuela, no los podemos comparar con Darwin Cerén o Narciso Orellana y quizá la calidad de los 4 sea buena, más no la motivación. Antes se jugaba y se defendía por la camiseta, ahora lo hacen por el dinero, por la fama o por el espectáculo para las gradas.

Y de nuevo nos hacemos la pregunta ¿Tenemos fútbol en El Salvador? Y me respondo: Sí, pero mediocre. Un fútbol corriente que se asoma a la frontera y como decimos en mi pueblo, “les tiemblan las patas”.

Es un fútbol corriente que se juega hacia atrás, que va de la mano con el costo de una entrada y no con la emoción de ver un estadio lleno para motivar. Por esto y mucho más, somos un país con un fútbol muy por debajo de otras selecciones que quizá ni el fútbol es su primer deporte, tal es el caso de Costa de Marfil, Mali, Albania, Burkina faso y Montenegro y, para hacerlo más dulce, muy por debajo de la República del Congo donde su deporte es el atletismo, la natación y el tenis de mesa. En serio, no tenemos nada que aportar.

Desde que decidimos copiar los modelos de competencia a ligas como la mexicana y nos movemos en torneos cortos, equipos como el Metapan, Santa Tecla y hasta el mismo descendido Dragón, han llevado a sus pocos hinchas la sonrisa de conseguir un torneo.

Antes la orquesta Alba, los argentinizados del Fas y el poderoso Águila eran los que ponían la fiesta, eran jugadores con identidad, hoy son jugadores amañadores, de bajo talento y con ínfulas de grandeza que no motivan ni siquiera acercarse al estadio.

Por el contrario, ahora hay más aficionados de finales que de torneos, y es aquí donde entran los directivos, quienes en busca de ganar ganar le apuestan al alto costo de entradas para dar un mal espectáculo y dejar de lado los colores que tanta gente llega a amar hasta lo más profundo de su corazón.

Es obvio, todos tenemos un corazón de ala hacia la ciudad que nos vio nacer; otros no son de aquí ni son de allá, pero los de hueso duro donde se hallen siempre creerán que su equipo dará la lucha por un título más, aunque sepan que en este país… no hay fútbol.

     

2 Responses to Desde el Palco… con Rafael Aparicio

  1. Ruth yamileth chicas dice:

    Tiene mucha razón él Lic. Rafael Aparicio sobre lo que es el fútbol nacional. Es muy crítico y sobretodo imparcial.

  2. DUQUE, ANGELA dice:

    excelente reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco + 5 =