Aura Lorena Claros: la Utec es familia y la oportunidad de poder servir a los demás

Dos décadas han marcado la trayectoria de Aurita, como le llama la mayoría en la Utec, quien se ha caracterizado por su amabilidad, espíritu de servicio y entrega en la atención que da a cualquier persona que se asoma a pedir cualquier tipo de información relacionada al quehacer de la Universidad.

Wilber Corpeño
Fotos: Hugo Henríquez
Especial 40 años de la Utec
La Palabra Universitaria

Un poco más de 20 años marcan la trayectoria de Aura Lorena Claros al servicio de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), una experta en el tema de servicio al cliente, habilidad que la ha caracterizado y destacado en cualquier unidad a la que ha sido asignada desde que llegó al seno de la familia Utec.

De hecho, Aurita como muchos le llaman en la institución, cuenta que fue el mismo rector, Mauricio Loucel, que le mandó a llamar expresamente para que se desempeñará en el área de atención al cliente, pues se necesitaba a una experta en esa área en aquellos años en que la universidad empezaba a despegar el vuelo, luego de haber sufrido los embates del terremoto de 1986.

Explica que no fue una casualidad que el ahora presidente de la junta general universitaria y rector honorario vitalicio le mandará a llamar, pues años antes había trabajado como recepcionista en la empresa de seguros que él presidía, por lo tanto, conocía de la calidad de servicio que brindaba a sus clientes.

“Después que el doctor Loucel vendió la compañía de seguros yo seguí trabajando ahí, pero al poco tiempo me mandó a llamar para trabajar en la Utec. Me dijo que necesitaba en la universidad a una experta en el área de atención al cliente”, recordó entre risas

Desde entonces han pasado más de 20 años en los que Aurita ha atendido a estudiantes y a cuanta persona se avoque a la recepción de las diferentes unidades a las que ha sido asignada, y de la misma forma lo ha hecho a través del teléfono donde se le percibe en todo momento con esa voz dulce, tierna, dispuesta y esperanzadora que cualquier persona gusta escuchar.

“He tenido un sinfín de experiencias atendiendo a las personas, especialmente con los estudiantes a quienes en muchas ocasiones le he tratado como si se tratase de un hijo. Le he guiado, les he aconsejado y hasta los he asesorado en la elección de sus carreras”, destacó.

Agradece la apertura que en aquel momento tuvo de parte de la universidad, pues ha logrado realizarse haciendo lo que más le gusta, atender a las personas y de manera especial a los estudiantes que son la razón de ser de la Utec.

“Para mí la universidad es familia, porque todos los días es un compartir, no solo con los compañeros de trabajo, sino también con los estudiantes. Se comparten momentos agradables, pero también momentos difíciles que despiertan en nosotros ese espíritu de solidaridad”, reflexionó la actual recepcionista en la Dirección de Comunicación Institucional (DCI).

Aura Claros dice estará al servicio de la institución hasta que las autoridades y la vida se lo permitan, pues su espíritu de servicio hace que haga su trabajo con pasión, amor y entrega, de lo cual nunca se arrepentirá pues es su vocación.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco + 9 =