Estudiantes destacan el modelo formativo que implementa la Utec

Incontables son los atributos que a lo largo de 40 años han permitido que la Utec sea una institución con liderazgo y posicionamiento en el país y en la región. Su modelo de formación por competencias es uno de ellos, el cual permite la formación de profesionales integrales en todas las áreas.

Wilber Corpeño-Edna Orellana
Fotos: Alexander Morales
Especial 40 años de la Utec
La Palabra Universitaria

Calidad es uno de tantos calificativos que pueden describir a la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec) después de 40 años de historia, y uno de los componentes de ello es su modelo basado en la formación por competencias que prioriza que sus estudiantes no sólo adquieran conocimientos sino las habilidades para aplicarlos efectivamente, así como las actitudes positivas para emplearlos correctamente.

La Utec dispone de recursos de aprendizaje como laboratorios especializados y centros de práctica con equipo tecnológico de vanguardia, incluyendo simuladores que permiten a los estudiantes recrear situaciones reales a las que se enfrentarán en el ambiente profesional; además de potenciar sus capacidades emprendedoras, lo que facilita la formación integral de los futuros profesionales.

El estudiante de mercadeo, Jézer Ortiz, dice que el proceso de formación en la Utec le ha ayudado a madurar, a conocer sus fortalezas, sus debilidades y que además la Utec no solo se enfoca en formar a sus alumnos como profesionales, sino que también lleva a la par el fomento de los valores, que son de suma importancia en la sociedad y que vienen a ser parte integral en la formación como profesionales.

María Alejandra Ramírez, estudiante de derecho, acuña esa percepción, pues dice que durante el proceso está desarrollándose como futura profesional por medio del trabajo práctico, el cual es posible por medio de las diferentes actividades que se impulsan en beneficio de los estudiantes.

“En al Utec me han fomentado que no solo es necesario hablar de cambios si no se demuestra ser agente de cambio, de predicar con el ejemplo. Debemos ser personas que no solo hablemos, sino también que enseñemos cómo hacer las cosas buenas”, resaltó Carmen Andrea Claros, quien estudia antropología.

Fernando Menjívar resalta que con la formación que está recibiendo ha podido verificar la situación que el país está viviendo. En la coyuntura actual le permite, desde la perspectiva en su proceso de formación como ingeniero, comenzar a pensar en soluciones puntuales a partir de las ciencias tecnológicas para encontrar nuevos caminos y lograr que El Salvador pueda avanzar.

Sin duda sus estudiantes están alineados al verdadero ser de su alma máter que es guiado por su visión de aspirar a ser reconocida como una de las mejores universidades privadas de la región, a través de sus esmerados procesos institucionales de construcción y aplicación del conocimiento, proponiendo soluciones pertinentes a las necesidades de amplios sectores de la sociedad, volviéndose una institución cada día más líder, comprometida, integral e influyente,  principalmente por medio de sus egresados que son su carta de presentación.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 6 = treinta seis