Demostraciones artístico-culturales y ponencia magistral fue parte del séptimo festival del maíz

La ponencia del director de cultura de la Utec, Ramón Rivas, fue el punto central durante la jornada cultural que organizó la cátedra indígena náhuat de la facultad de ciencias sociales.

Texto: Wilber Corpeño
Fotos: Alex Morales
La Palabra Universitaria

Diversas demostraciones con enfoque cultural, artístico y académico fueron parte de la séptima edición del festival del maíz, que se desarrolló en uno de los auditorios de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec).

La actividad es realizada por la facultad de ciencias sociales a través de su cátedra indígena náhuat, en la cual se involucra a estudiantes de diversas carreras, con quienes se busca promover la recuperación de la cultura y la lengua náhuat.

De acuerdo a la coordinadora de la referida cátedra, Morena Guadalupe Magaña, la actividad se desarrolla en el marco de la conmemoración del año internacional de las lenguas indígenas, por lo que se realizaron actividades encaminadas a permitir contextualizar a los jóvenes sobre la importancia que tiene para la sociedad salvadoreña y Mesoamérica en general, el cultivo y los diferentes usos del maíz.

“Nosotros declaramos el año internacional de las lenguas indígenas como un año fructífero para que sea visibilizado el tema de la cultura nahua pipil como verdadero patrimonio de nuestra humanidad cuscatleca”, reflexionó la académica.

Por ello, dijo que la actividad busca permitir que sean los jóvenes quienes realicen o expongan diferentes pensamientos culturales, desde las que ponen a prueba sus habilidades, creatividad y sus competencias comunicativas, mismas que fueron evidenciadas con las diferentes participaciones artísticas de diversos grupos, así como las exposiciones y degustaciones gastronómicas derivadas del maíz, expuestas por los mismos estudiantes.

Durante su ponencia el director de cultura de la Utec, Ramón Rivas, resaltó que el maíz no solo es uno de los alimentos y cultivos más antiguos, sino históricamente la base de la supervivencia para los habitantes de la región mesoamericana. “Se cree que este grano es propio de nuestra región”, enfatizó.

Al mismo tiempo contextualizó que “fue pasando por el territorio americano y llegó a El Salvador para convertirse en un cultivo permanente que ofrece una base de alimentación muy importante. Cronistas del siglo 17 refieren a la tortilla con chile o sal, como la dieta básica de la mayoría de habitantes del actual El Salvador”.

Entre otras cosas, dijo que la extensión del cultivo y consumo del maíz es una práctica común de los pueblos prehispánicos, desde México hasta Panamá, así como otros granos como el frijol, maicillo y verduras; también se incluye el ayote, chile, cacao, los cuales pueden considerarse como alimentos básicos extendidos por toda Mesoamérica, desde México hasta Nicoya, en Costa Rica.

Los organizadores enfatizan la importancia de reconocer que cada festival del maíz que se desarrolla en la Utec permite el reencuentro con la vida, la palabra, el idioma, la lengua, el lenguaje, como verdaderos elementos de cohesión social.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 1 = seis