Estudiantes de comunicaciones montaron exposición de fotografía coloreada

Se trata de un grupo de estudiantes de las asignaturas de fotografía básica, que son orientados por Norman Trujillo, catedrático y experto en el área fotográfica.

Texto: Wilber Corpeño
Fotos: Norman Trujillo
La Palabra Universitaria

Los estudiantes de la cátedra de fotografía básica de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec) montaron una exhibición en el pasillo del edificio Simón Bolívar, en la que dejaron en evidencia sus habilidades en el arte de crear fotografías coloreadas.

De acuerdo al orientador de las asignaturas enfocadas en la fotografía, Norman Trujillo, este tipo de arte fue de las primeras manifestaciones que se conoció como elemento artístico de la fotografía, pues se agregó como un valor agredo de dar color a las imágenes que se generaban en blanco y negro.

“En aquellos tiempos la fotografía solo se trabajaba en blanco y negro, pero el ingenio de los fotógrafos rápido se desarrolló y se inventaron colorear a mano los cuadros fotográficos, para volverlos más llamativos y, además, se veían más creativos. Ese estilo de trabajo en su momento llamó mucho la atención, a tal punto que los pintores empezaron a explotar esa posibilidad y se volvieron expertos en el arte de dar color a las fotografías”, explicó Trujillo, al tiempo que ordenaba y explicaba los cuadros que exponían sus alumnos en aquel concurrido pasillo del mencionado edificio.

La Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional, la Basílica Sagrado Corazón de Jesús, entre otras emblemáticas edificaciones de la capital salvadoreña, han sido inmortalizadas por los estudiantes que de manera muy creativa han ilustrado para exhibirlas.

El profesor de fotografía explicó que la creación de fotografías coloreadas es una recreación de la fotografía pictorialista y academicista, la cual inició en los finales del siglo 19 con la introducción de los pintores en el arte de la fotografía.

En ese sentido los estudiantes comenzaron a pintar fotografías con el objetivo de darles color y texturas a las fotos y crear con ello el arte pintoresco en retratos y paisajes.

“Esto remarcó una nueva tendencia en la historia de la fotografía y por ello nuestros alumnos, a través de tomar una fotografía de paisaje urbano que fuese un monumento o fachada de iglesia, llevó a impresión en papel a blanco y negro su imagen y luego en el aula se dio la tarea de aplicar cualquier técnica de coloreo que ellos dominaran. Esta técnica partió desde usar colores, acuarelas, temperas, pinturas de dedos acrílicos plumones, entre otros”, explicó Trujillo.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 4 = once