Feligreses celebran inicio de la cuaresma con miércoles de ceniza

Durante 40 días los fieles católicos estarán desarrollando diferentes actividades religiosas con el fin de hacer cumplir la tradición y el mandato bíblico que hace mención a los días que Jesús vivió previo a la semana mayor.

Texto y fotos: Wilber Góchez
Wilber.corpeno@mail.utec.edu.sv
La palabra Universitaria

 

Miles de fieles católicos en el mundo se dieron cita durante el pasado miércoles a los templos religiosos para celebrar el inicio del tiempo de cuaresma con el tradicional miércoles de ceniza.

Según explica el párroco de la Basílica Sagrado Corazón de Jesús, Carlos Chavarría, ubicada en el centro histórico de San Salvador, sobre la emblemática calle Arce, el miércoles de ceniza es el día en que da inicio la cuaresma y es tiempo de iniciar penitencia y prepararse para la celebración de la pascua.

“Miércoles de ceniza y viernes santo son días de abstinencia, lo cual es un modo de pedirle perdón a Dios por nuestros pecados y haberlo ofendido y de decirle que queremos cambiar para su agrado”, mencionó el sacerdote durante la celebración eucarística.

feligresEl religioso dijo a la multitud que se hizo presente a la santa misa que la ceniza no cura, es un signo que hace ver que la cuaresma es tiempo de gracia y trasformación, es un llamado a la conversión que explica que la imposición de la ceniza significa convertirse y creer en el evangelio y “recordar que somos polvo, y al polvo volveremos”, destacó.

“Por lo que, de la liturgia de hoy se puede ver o entender de cierto modo, como una liturgia de muerte”, señaló. Además, dijo, “así como Jesús que se sometió incluso a la muerte, y una muerte de cruz por tomar nuestros pecados, también nosotros debemos morir a nosotros mismos para renacer a la vida eterna, debemos pedir por una conversión de corazón”, reflexionó.

Dijo también que el propósito de la cuaresma es ofrecer con alegría el ayuno y abstinencia por propia y verdadera conversión y por la de los seres amados, ayudar al prójimo y solamente ante los ojos de Dios.

Durante el miércoles de ceniza en la Basílica Sagrado Corazón de Jesús, al igual que en la mayoría de templos católicos del país, se programaron diversos horarios para desarrollar la celebración de la santa misa y llevar a cabo el ritual de la imposición de la cruz de ceniza en la frente de los feligreses, que es el símbolo de conversión.

Las jornadas que se desarrollaron durante el día del miércoles fueron propicias para que las personas acomodarán su tiempo de trabajo, estudio u otras actividades, para acercarse a los templos católicos y ser parte de la conmemoración que pronto se celebrará en todo el mundo.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 × seis =