FOCESA cerró con la presentación de un estudio sobre Monseñor Romero

El estudio fue presentado por el historiador argentino, Héctor Grenni, quien además es parte del staff de profesores hora clase en la escuela de antropología de la Utec.

Ronald Boanerges Rivas
Fotos: Alex Morales
La Palabra Universitaria

Con la presentación del estudio denominado Monseñor Romero y los medios de comunicación se clausuró la segunda edición del Foro Centroamericano de Estudiantes de Escuelas de Antropología (FOCESA), que organiza la escuela de antropología de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec).

La investigación fue presentada por el historiador argentino y docente hora clase en la escuela de antropología de la casa de estudios superiores, Héctor Grenni, quien resaltó a detalle algunos mensajes y anuncios que en su momento hiciera el obispo mártir, desde su percepción referente al papel que jugaban los medios de comunicación en aquellos años previos al desarrollo del conflicto armado en El Salvador.

La ponencia, que fue dirigida ante un grupo de estudiantes y académicos de las escuelas y facultades de antropología de diversas universidades de la región centroamericana y México, se vio nutrida con un buen análisis realizado por el experto quien captó la atención de su público, ya que su trabajo ha sido enriquecido con referencias documentales y testimoniales.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien recientemente fue elevado por la Iglesia católica a la categoría de santo, fue desde su muerte (el 24 de marzo de 1980) duramente criticado por sus discursos y mensajes dominicales que eran escuchados a lo largo y ancho de El Salvador, en “América completa y en países europeos”, según aseguró el académico a cargo de la ponencia.

A pesar de los vaivenes que sufrió monseñor Romero, según los estudios realizados no solo para esta ponencia (si no por una comisión especial creada en el Vaticano para la canonización del obispo mártir) “el trabajo de Romero fue eminentemente pastoral”, lejos de ser visto como una buena parte de la población lo percibió durante años como el político, sociólogo e, incluso, analista. Los estudios revelan que su impacto fue siempre acorde a su condición de líder religioso.

Desde sus inicios en la vida sacerdotal, Oscar Romero tuvo un gusto por las comunicaciones y los medios; en la oriental ciudad de San Miguel, durante su estadía como sacerdote, apoyó el semanario católico “Chaparrastique” mientras que años después fungió como director del semanario de la arquidiócesis de San Salvador “orientación”, además de iniciar la radio YSAX que fue duramente atacada durante la guerra, en represión a sus mensajes.

Hombre de muy buena pluma, así era catalogado Monseñor Romero quien escribía y era parte de la agenda de los medios de comunicación, no solo de la iglesia católica, ya que además publicaba su columna de opinión en algunos medios de prensa escrita de mayor circulación, quien paradójicamente a la vez que hacia periodismo, criticaba fuertemente el periodismo que se basaba en la manipulación de la información, muy común en su tiempo.

Gracias al Focesa 2018, Oscar Arnulfo Romero fue analizado como el que luchó por la igualdad de los derechos a los más pobres y desprotegidos, teniendo ahí un impacto social su mensaje en los medios de comunicación. Incluso siguen haciendo eco aun después de su muerte, reflejan un verdadero hecho trascendental que merecidamente debía ser analizado desde la historia y la antropología.

El Focesa incluyó este tipo de ponencias juntamente con talleres especializados impartido por expertos de universidades de México, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Panamá y cuatro universidades de El Salvador: la Francisco Gavidia, la Universidad de El Salvador, la Don Bosco y la Utec.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 6 = dieciocho