Exposición fotográfica sobre sitio arqueológico Casa Blanca se realiza en el MUNA

La exposición ha sido instalada en el Museo Nacional de Antropología y se da en el marco del primer Simposio de Arqueología Pública en El Salvador.

Wilber Corpeño
La Palabra Universitaria

En uno de las salas del histórico Museo Nacional de Antropología (MUNA) se ha instalado la llamativa exhibición fotográfica que da cuenta de las peculiaridades especiales que posee el sitio arqueológico Casa Blanca, ubicado en Chalchuapa, Santa Ana.

La exhibición de fotografías ha sido instalada en el marco del primer Simposio de Arqueología Pública en El Salvador, denominado Más allá de la arqueología: Arqueología Pública, desarrollado del 24 al 26 de octubre.

El encargado de cortar la cinta fue el arqueólogo japonés, Hiroshi Minami, profesor en la Universidad de Estudios Extranjeros de Kyoto, Japón, junto al director de arqueología, Hugo Díaz, y de los arqueólogos del Ministerio de Cultura, Shione Shibata, Miriam Méndez y Margarita Morán.

Según explicaron los responsables del Ministerio de Cultura, a través de las imágenes, el visitante podrá conocer las diversas investigaciones realizadas en el sitio, el cual cuenta con seis estructuras piramidales de origen maya, posee además un centro de interpretación en el que se exhiben piezas arqueológicas y una escuela-taller de añil enfocada en la reactivación de la extracción y aplicación del tinte como parte de la tradición salvadoreña.

En 1995 la primera promoción de estudiantes salvadoreños de Arqueología, bajo la dirección del arqueólogo Kuniaki Ohi, profesor de la Universidad de Estudios Extranjeros de Kyoto, Japón, inició investigaciones en el sitio que abrió como parque arqueológico el 22 de agosto de 2002.

Las fotografías de esta investigación y de otras pueden apreciarse en la muestra, que estará abierta al público hasta el próximo 31 de octubre del año en curso.

Casa Blanca presenta evidencia de ocupación continua, aunque fue durante el período preclásico tardío (400 a. C.- 420 d. C.) cuando tuvo su momento de mayor esplendor y se convirtió en un verdadero señorío maya.

“Al final del período preclásico tardío ocurrió una disminución de la población y el abandono de las estructuras en la zona arqueológica Chalchuapa, debido a la erupción del volcán Ilopango, aunque dicha zona no fue deshabitada completamente”, explicó en un estudio el arqueólogo Masakage Murano.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× siete = 14