Negocios de café gourmet embellecen la modernidad del centro histórico de San Salvador

Después que finalizaron los trabajos de revitalización en el centro histórico de la capital salvadoreña, éste se ha vuelto uno de los lugares de principal apuesta para propietarios de restaurantes y cafés gourmet, pues representa una oportunidad para aportar al desarrollo social y cultural de la zona.

Texto y fotos: Wilber Corpeño
La Palabra Universitaria

El café museo del Banco Hipotecario, Le’ Café, Café Fulano, Café Tempo, Moris Fooftop, entre otros, son los negocios de esta particular bebida de El Salvador que en los últimos meses han apostado por establecerse en la zona de revitalización, impulsada en el centro histórico de San Salvador por la anterior administración municipal.

Tanto los comerciantes o encargados de los mencionados negocios como los clientes que con mucho entusiasmo asisten a esos establecimientos para pasar momentos amenos en familia o entre amigos, resaltan la importancia que representa el embellecimiento que se ha dado al centro histórico de la capital salvadoreña, no solo para los capitalinos, sino para la ciudadanía en general.

Carlos Hernández, quien es el encardo de Café Fulanos, resalta el aporte que representa para comercios como el que administra, la visión de desarrollo de zonas tan emblemáticas como el centro capitalino, pues ahora se ha convertido en una zona ideal para establecer negocios de esa naturaleza, los cuales cuentan con muy buena aceptación por parte de la población.

Y es que los cafés gourmet y otros comercios de rubro gastronómico que se han instalado en los alrededores de Catedral Metropolitana, la Biblioteca Nacional, el Teatro Nacional y el Palacio Nacional, son un espacio para departir en familia, entre amigos o simplemente el lugar o excusa perfecta para hacer un alto en el camino a casa después de una ajetreada jornada laboral.

Ese es el caso de doña Estela Rivas, una empleada del sector salud quien dice que muy a menudo decide hacer una escala en su retorno a casa para disfrutar de un buen café, acompañado de un dulce postre.

“Estos son lugares perfectos para detenerse a contemplar la belleza de nuestro centro histórico, disfrutar una buena taza de café, un postre y, de paso, reflexionar a solas sobre las situaciones que vive nuestro país”, agregó mientras disfrutaba su café.

Cristina Hernández es otra amante del café, quien decide hacer espacio en su agenda de la tarde para caminar por las remozadas calles del centro histórico y disfrutar de un buen café en compañía de sus amigas.

Resalta que los establecimientos de café gourmet en la zona se han convertido en el espacio perfecto para visitarlos en compañía de amistades y familiares, pues trasmiten seguridad, buen ambiente y, sobre todo, buen café.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro − 2 =