“Nos guste o no nos guste”

Por: Rafael Granados
Comunicador-bloguero

Durante su gestión como presidente de El Salvador, del año 2009 al año 2014, Carlos Mauricio Funes Cartagena se dio a conocer, entre muchas cosas, por su típica frase “Les guste o no les guste”; frase que mostraba una clara independencia en las decisiones que tomaba durante los cinco años que dirigió el órgano ejecutivo de nuestro país.

Esta frase, para muchos analistas, iba acompañada por un espíritu autoritario que caracterizaba al ex presidente. Ni el FMLN, partido que lo cobijó con su bandera roja como candidato presidencial, pudo evitar en muchas ocasiones que Mauricio Funes tomará decisiones aun en contra de la voluntad de los dirigentes del principal partido de izquierda.

Mauricio Funes, quien se dio a conocer por sus constantes críticas hacia los gobiernos de ARENA mientras ejerció el  periodismo, asumió la candidatura a la presidencia a finales del año 2007 y, el primero de junio del año 2009, tomó posesión como presidente de  todos los salvadoreños, convirtiéndose de esta manera en el primer presidente de izquierda en la historia de El Salvador.

Mauricio, durante su campaña presidencial, prometió entre muchas cosas terminar con la corrupción que existe en nuestro país y fue él mismo, a través de un programa radial sabatino, quien brindó información que vinculaba al ex presidente Francisco Flores, quien gobernó entre los años 1999-2004, en un supuesto delito de corrupción, información hasta ese momento desconocida o no abordada por los medios de comunicación.

Dejando el poder en el año 2014, Mauricio Funes quiso seguir activo en el mundo político y tomó un espacio como diputado en el Parlamento Centroamericano (PARLACEN), mismo que tuvo que dejar poco tiempo después por una resolución de la Corte Suprema de Justicia que le impidió seguir ejerciendo dicho cargo por no haber sido electo por medio del voto popular.

A partir de ese momento, la carrera política de Funes parecía terminar poco a poco.  Ya alejado de la política partidaria y desempeñándose como asesor en comunicaciones, Mauricio Funes, recibe en este año la noticia por parte de la Fiscalía General de la República que abría una investigación en su contra por presunto enriquecimiento ilícito, tráfico de influencia y peculado durante el período que gobernó nuestro país.

Cuando la Fiscalía General de la República allanó las propiedades del ex mandatario, se supo que Mauricio Funes se encontraba en Nicaragua, lo cual él mismo confirmó a través de redes sociales diciendo que se encontraba trabajando y no huyendo como muchos especulaban. Pero fue hasta el día martes seis de septiembre que se supo que el gobierno de Nicaragua, encabezado por Daniel Ortega, había concedido asilo político a Funes, a su compañera de vida y a tres de sus hijos.

¿Qué pasará con las investigaciones que estaba realizando la Fiscalía? ¿Será que aquí terminará todo el caso entorno a Funes? Todos los salvadoreños deseamos que la justicia prevalezca y que se persiga el delito y no a las personas. Nuestro país no prospera económicamente por la evasión fiscal de muchos empresarios. La Policía Nacional Civil no logra sus objetivos porque hay muchos elementos infiltrados dentro de la corporación. El sistema político no avanza porque la mayoría de políticos anteponen sus propios intereses. Solo menciono unos casos de los muchos que nos impiden crecer como nación.

Hoy por hoy, Mauricio Funes se encuentra asilado en Nicaragua y quién sabe si vendrá a El Salvador y enfrentará la justicia. ¡Nos guste o no nos guste, Mauricio Funes se fue!


Los conceptos vertidos son responsabilidad del autor y no representan la visión particular de este medio de comunicación.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 2 = cuatro