Historiadores resaltan importancia conmemorar hechos históricos para el país

Se acercan los bicentenarios de varios acontecimientos que han marcado la historia social, política y cultural de El Salvador y, en ese marco, el académico y funcionario cultural, José Heriberto Erquicia y Ricardo Castellón, resaltan algunos aspectos que deben ser tomados en cuenta como sociedad.

Wilber Corpeño
La Palabra Universitaria 

La importancia que cobra la identidad de la sociedad salvadoreña a partir de innumerables acontecimientos relacionados con la movilidad masiva de personas provenientes de diferentes países de la región y de otros continentes, que se dieron hace más de 400 años cobran relevancia en los tiempos actuales, pues según historiadores son el verdadero origen de lo que hoy se tiene como sociedad.

Para el director del Museo Nacional de Antropología (MUA), José Heriberto Erquicia, a parte de los 490 años que se han cumplido de la fundación de lo que hoy se conoce como San Salvador, la capital de la república, es de recordar y tener presente la importancia que representa para la sociedad el cumplimiento del bicentenario de otros hechos que han marcado la historia de El Salvador, mismos que se preparan desde ya a falta todavía de algunos años.

El académico, arqueólogo e historiador se refriere a las conmemoraciones de los bicentenarios de la independencia de 1821, el de 1824 cuando se creó la primera constitución, entre otros acontecimientos que el experto enmarca como los momentos que han dejado huella en la historia del país.

“El bicentenario de 1824 es importante porque ahí radica la abolición de la esclavitud, pues si ahora se quiere hablar de identidades, es de suma importancia hablar de aquellos de los que casi no se habla, que son los afrodescendientes que fueron los que vinieron al país en calidad de esclavos que con la creación de la Constitución fueron libres”, recordó el arqueólogo.

Los historiadores, tanto Erquicia como Ricardo Castellón, ambos invitados a la revista de radio Pencho y Aída, concuerdan que la identidad se empezó a construir muchos años antes incluso de la instauración del San Salvador que hoy se conoce. “Hubo mucha migración y cruce de diversas identidades étnicas, como los españoles que vinieron junto a los indígenas aliados provenientes de México y de Guatemala”, recuerda Erquicia.

“La identidad es una construcción; tenemos un montón de cosas nuestras, pero creo que aún hay muchos complejos de inferioridad que podemos dimensionarlos en el contexto identitario. Creo que esa mezcla de “vos” y “tu” que más que intentar hacer un trato aceptable socialmente es una especia de complejo”, reflexionó Castellón, en referencia a la construcción de la identidad de la sociedad salvadoreña.

Erquicia apunta que la última identidad que como estado salvadoreño se dio fue cuando San Salvador se unió con la alcaldía mayor de Sonsonate y formaron el estado mayor de El Salvador. En 1915 se cambió de República del Salvador a República de El Salvador.

“En el año de 1915 había conflictos porque algunos países reconocían la República del Salvador y otros como la República de El Salvador y, eso, era un conflicto legal”, puntualizó Erquicia.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 2 = cinco