Los políticos: una caravana de promesas

Por: Rafael Granados
Estudiante de comunicaciones.
Email: rafaelgranados2012@gmail.com
Twitter: @RafaGranados87

 

Ha pasado poco tiempo desde que los principales partidos políticos han dado a conocer sus mejores cartas, con las cuales pretenden ganarse un lugar en la Asamblea Legislativa, o asegurar una de las alcaldías de los 262 municipios de nuestro país, en las elecciones del próximo 01 de marzo de 2015.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), quien es el único ente encargado de supervisar dicho proceso, ha dado el banderillazo de salida para el inicio de la campaña proselitista y ya se oye en los diferentes medios de comunicación la lista de promesas de cada participante, esto con la idea de persuadir al electorado y asegurar su voto.

No es malo prometer, al contrario, si prometen y se enfocan en hacer realidad esas promesas para el bienestar de sus municipios y el desarrollo del país en general, a buena hora para cada uno de nosotros como salvadoreños.

Pero lastimosamente existen los políticos que de promesas pasan a puras falacias (mentiras disfrazadas de verdad), prometiendo puente donde no hay río, por decir algo. Es ahí donde nosotros como ciudadanos debemos tener mucho cuidado para no dejarnos manipular con promesas que jamás se podrán cumplir ni ejecutar.

A la clase política de nuestro país se le recuerda que ya no están frente al mismo El Salvador de hace dos o tres décadas atrás, nuestro país cuenta con gente más preparada académicamente, gente más pensante y gente que exige y no toma una actitud pasiva ante los abusos e injusticias.

Nuestro voto no se lo ganarán prometiendo solo por prometer, sino presentando argumentos válidos y creíbles para cada promesa.

Estimados políticos, no queremos palabras, venimos escuchando discursos tras discursos, vemos confrontaciones entre candidatos de diferentes partidos, es hora que se coloquen la camisa de funcionarios públicos y recuerden que no son los dueños del municipio, sino servidores del pueblo y si lo hacen de la forma correcta su gente sabrá recompensarles y, si no, ellos mismos se los demandarán.

Hagan poco o mucho, pero háganlo con transparencia, no lo hagan para ayudar a unos y afectar a otros, piensen en lo mejor para todo el municipio y trabajen por todos, incluyendo a quienes no votaron por ustedes, esa es la mayor muestra de madurez democrática.

Respetables diputados, a cada uno de ustedes solo les pedimos que legislen con madurez, respeto y prudencia y que hagan buen uso de los fondos públicos. Queremos volver a creer en ustedes, creer que podemos contar con ustedes, queremos irnos a la cama confiando que el futuro de nuestro país está en buenas manos.

Es hora que cada una de las fracciones legislativas se unan, hora que la derecha y la izquierda caminen juntos con el único fin de hacer de nuestro país un lugar digno donde vivir.

Estimados lectores, preparémonos para esta campaña política, votemos con sensatez y sabiduría, no por una bandera partidaria, démosle un voto a El Salvador, eso quiere decir que votemos por el candidato que muestre que realmente quiere trabajar por nuestro municipio, nuestro país y nuestra gente.

¡Adelante El Salvador!

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete × = 28