Inauguran en el MUA sala temporal de pinturas de artista alemán

Se trata de más de una treintena de litografías de las pinturas de Max Vollmberg, pintor alemán que visitó el país en la época de 1912.

Edna Orellana y Wilber Corpeño
Fotos: Oscar Sosa
La Palabra Universitaria

Impresiones de un viaje es el nombre de la nueva sala de exhibición temporal que se inauguró en el Museo Universitario de Antropología (MUA), de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec).

La exposición exhibe más de una treintena de litografías de las pinturas del artista alemán Max Vollmberg, quien visitó el país en la época de 1912 y que en sus pinturas ilustra la campiña salvadoreña y la cotidianidad del pueblo de aquellos tiempos.

Las litografías son una donación del pintor salvadoreño, Luis Alfredo Alfaro, quien luego de recibir múltiples ofertas decidió hacer una donación al MUA con el fin de hacer un aporte al desarrollo cultural del país.

Dicha exposición también evidencia la visita del pintor alemán a diversos países de la región centroamericana, entre los que se destaca Guatemala.

Según resaltó el director de cultura de la Utec, Ramón Rivas, las acuarelas fueron expuestas por el pintor en Alemania a principios de la década de 1920 y fueron motivo de una serie de detalladas reproducciones a color por parte de Salvador Mugdan, fundador de la primera cámara de comercio de El Salvador, quien posibilitó su circulación en formato de tarjetas postales de temática artística, que circularon dentro y fuera del país a principios del siglo XX.

“Esta es una exposición donde el naturalismo, el realismo e impresionismo se conjugan para presentar la realidad de la campiña salvadoreña. Se trata de la obra de Max Vollmberg, el pintor de origen alemán que llegó a nuestras tierras para recrear con talento y mucho profesionalismo la realidad salvadoreña y de ella su paisaje natural y humano, es decir, una muestra de la identidad que caracterizaba a la gente de esta parte del mundo”, reflexionó el reconocido antropólogo.

Destacó que en la actualidad el trabajo del pintor alemán es testimonio de lo que fue y que se pueden apreciar en esos cuadros llenos de exuberancia, para nutrir la imaginación de brillantez y autenticidad.

El pintor se enfrentó al mundo de lo real y su obra ahora no solo es exquisita, sino también es arte que nos ofrece un caudal de información artística y socioantropológica”, reflexionó Rivas.

Puntualizó que la obra que se exhibe en el MUA es un verdadero documento histórico y etnográfico, pues se trata de una especie de descripción etnográfica por medio de la pintura, en la que queda evidenciado que el pintor se vale de la destreza con el pincel para reafirmar aquellos casos en los que los sujetos, plasmados con sus trazos, muestran cómo era el mundo y el quehacer cotidiano.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 7 = ocho