Decenas de niños participaron en taller de folclor infantil

El proyecto es una iniciativa de la Secretaría de Cultura de la Presidencia (SECULTURA) y se realizó con el objetivo de desarrollar habilidades en técnicas de reconocimiento de piso, trabajo de diagonal, centro, movimientos en barra y cómo presentar coreografías frente a cualquier tipo de público.

Josselin Pascasio

La Palabra Universitaria

Aprender diversas técnicas, coreografías y fortalecer valores como disciplina y responsabilidad, fue una de las principales apuestas que se establecieron con un taller especializado de danza folclórica que integró a un grupo de niño entre las edades de 5 a 14 años.

El curso es parte del programa de danza de verano infantil que impulsa la Secretaría de Cultura de la Presidencia a través del grupo de ballet folclórico nacional.

Dicho proyecto fue desarrollado por el maestro Jonathan Ramírez, quien ha trabajado desde el año 2016 en este tipo de actividades, enseñando técnicas de reconocimiento de piso, trabajo de diagonal, centro, movimientos en barra y cómo presentar coreografías frente a cualquier tipo de público.

Así mismo, se dedica un tiempo para explicar a los niños sobre la historia del baile que van a interpretar, con ello se busca impulsar la educación en las tradiciones salvadoreñas.

Ramírez destacó que “el ballet folclórico infantil es una figura reciente, reúne a niños de diversos lugares, pero generalmente a los hijos de los vendedores de la zona, este grupo se ha mantenido por un tiempo, pero esperamos que este taller se convierta en un curso permanente y que este grupo quede como una división más de la Secultura”.

En el marco de la clausura del taller de verano, los padres de familia pudieron observar el calentamiento previo a dos coreografías ejecutadas por sus hijos, quienes danzaron melodías como las cofradías y el carbonero, piezas que fueron preparadas en el lapso de un mes de trabajo.

Al finalizar la actividad, el maestro Ramírez agradeció el apoyo de los padres para llevar a los pequeños a sus ensayos y del apoyo que ha recibido durante el curso; al mismo tiempo resaltó que “a mí siempre me ha gustado la participación directa con los padres porque así observan el tratamiento personalizado que se les da a sus niños y también puedo acercarme a ustedes para decirles que estos niños tienen mucho talento y pueden llegar más lejos”, acuñó.

Este tipo de actividades son impulsadas cada año con la finalidad de proporcionar espacios de desarrollo para niñas y niños que recién concluyen el año escolar, de tal forma de proveer tiempo provechoso en su temporada de descanso escolar.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno × = 6