Karla Benavides: un sueño de mujer emprendedora

Karla Benavides no solo es una mujer soñadora, es una mujer que cumple los sueños a costa de sacrificios, tenacidad y honestidad.

Henry Flores
Estudiante de comunicaciones
La Palabra Universitaria

Karla ya conoce a sus 27 años la miel del éxito empresarial. Los resultados obtenidos a la fecha son el producto de su tenacidad desde que inició sus estudios de kínder en un colegio católico de su ciudad.

En el colegio San Agustín, de Usulután, dio sus primeros pasos educativos hasta culminar sus estudios de bachiller general y posteriormente ingresó a la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, recibiendo su título como licenciada en administración de empresas.

Por su dedicación, la universidad la tomó en cuenta como una de las instructoras de los estudiantes. Paralelamente a los estudios, inició en la empresa Bosch El Salvador, que le dio la oportunidad de tener su primer empleo como asistente comercial. Ahí empezó a destacar y la nombraron coordinadora de mercado.

Luego recibió otra oportunidad de empleo con la empresa Electrolab Medic y Fluke El Salvador, una empresa líder en el mundo de equipos de medición, donde se abrió espacio como coordinadora de mercadeo con muchas personas a su cargo. Además, trabajó en Ciudad Mujer hasta mayo de 2016.

¿Cómo nació la idea de iniciar con Kafee?

Fui de las emprendedoras del Paseo El Calvario, motivada en su momento por la alcaldía de Usulután, junto a otros emprendedores; luego de eso tomé la decisión de abrir el local en el Paseo y la aceptación ha sido muy buena.  Abrí el café el tres de marzo de 2014 y una semana después comencé a estudiar maestría en administración financiera y me gradué el 16 de octubre del 2016.

¿Por qué renuncias a un trabajo estable en Ciudad Mujer?

Creo que mi mentalidad no era quedarme como empleada, aunque es bueno tener un trabajo fijo, mi visión iba más allá. Dejé de trabajar en Ciudad Mujer en mayo de 2016 y laboré como 8 meses con mis padres en Ferremaxi, en ese tiempo abrimos una sucursal nueva que todavía está operando.  Hoy por hoy en Kafee somos 37 empleados en total, me sorprende que somos tantos. Hay tres sucursales en oriente, una en Usulután, una en San Miguel y otra en Santa Rosa de Lima. Hay un socio estratégico que nos apoya financieramente y en la operación día con día.

¿Quiénes te han apoyado para esta aventura de emprendimiento?

Al inicio nadie me apoyaba, me decían que la idea del café no era muy buena, de hecho, tenía siete ideas de emprendimiento, entre ellas una consultoría de mercadeo. Me hice de unos ahorros y así fue como en una esquinita en un espacio pequeño inicié solo con una empleada. Quiero agradecer a mis padres Carlos Armando Benavides, a mi Madre Mónica Patricia de Benavidez, a mi hermana Mónica Vanessa Benavides Flores, a mi hermano mayor, Carlos Rafael Benavides que me han apoyado mucho.

¿Es difícil trabajar con la familia?

Quizás a la persona que más agradezco porque confió en mí es a mi mamá, porque ella pensando que no iba a funcionar vender una taza de café en Usulután me apoyó cuando vio que materialicé el negocio y, a la fecha, aunque es difícil trabajar con la familia, pero trabajamos juntas. Con ella tenemos una relación muy buena y nos va súper bien, a veces tenemos discusiones porque ella piensa de una manera y yo de otra, pero la verdad es que la información que sale de las dos es muy buena, ella tiene la experiencia de trabajo de muchos años, tiene la experiencia de administrar negocios de hace 27 años que yo tengo vida, desde entonces ellos tienen negocios y mi idea de formar un emprendimiento es porque he tenido el ejemplo de ellos.

Ya conquistaste el mercado de San Miguel y Santa Rosa de Lima. ¿Cómo te va ahí?

En Kafee San Miguel abrimos un dos de julio de 2016 y Santa Rosa abrimos un nueve de julio de 2017. Creo que cuando comencé Kafee no creía que iba a ser muy rápido el crecimiento, dicen que uno cuando crece muy rápido cae muy rápido, entonces sí he tenido mucho cuidado en la administración de los recursos, tanto financieros como de personal y he estado muy al pendiente de que las cosas marchen lo mejor posible.

¿Cuál es tu meta futura?

Hoy por hoy estoy pensando en crecimiento para la empresa, para la familia Kafee, lógicamente, para los empleados y tener una jerarquía mucho mejor en la cual yo me pueda respaldar por personas que han sido fieles al negocio y que han ido aprendiendo y creciendo con nosotros en conocimientos. El personal ha crecido en su ámbito familiar pues les abrimos las puertas cuando en realidad ellos no tenían experiencia, una de las cosas por la que nosotros nos caracterizamos es que contratamos jóvenes que sean responsables, porque creemos que podemos hacer bien las cosas.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 × = setenta dos