Desarrollan quinto festival cultural del náhuat en la Utec

La ponencia especializada sobre producción y trabajos derivados que se pueden desarrollar con añil fue parte de las actividades que la cátedra indígena náhuat impulsó durante la semana.

Texto y fotos: Wilber Corpeño
La Palabra Universitaria

El náhuat y su relación con el añil es el tema de una de las conferencias especializadas que tuvo lugar en uno de los auditorios de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), desarrollada en el marco de la celebración del quinto festival cultural del náhuat.

Dicha actividad es organizada por la cátedra indígena náhuat, de la facultad de ciencias sociales, y se desarrolla en el marco del cierre de las actividades académicas de la escuela de idiomas, especialmente con los estudiantes de la asignatura de Expresión oral y escrita.

La coordinadora de la cátedra indígena náhuat, Morena Guadalupe Magaña, resaltó que entre los objetivos de la actividad se centran en que los estudiantes conozcan las diferentes instituciones involucradas en el trabajo de materiales con añil.

Agregó que también la idea es “generar en los estudiantes el espíritu e instinto de investigación para descubrir estrategias innovadoras para que el uso del colorante no sea exclusivo de las prendas de vestir, sino que además sea útil en productos de belleza y medicinales”, acuñó.

La estudiante de idioma inglés de la Utec y emprendedora en el desarrollo de productos elaborados a base de añil, María de Guadalupe Rivas, explicó que el añil representa un tesoro heredado de los antepasados, pero que por diversos aspectos muchos salvadoreños desconocen.

“Yo me atrevería a decir que los verdaderos sangre azul pura somos los salvadoreños, porque esa planta es originaria de nuestra región, es algo propio. Nadie la trajo, ya existía desde antes de la época precolombina. Cuando los españoles vinieron descubrieron su potencial y vieron que tenía un importante valor comercial, por lo que se aprovecharon de nuestros indígenas para explotarlos hasta la muerte por obtener el llamado oro azul”, reflexionó la también fundadora del programa Revitalización de la cultura del añil.

Recalcó que los esfuerzos que hoy en día se hacen están enfocados en rescatar esa herencia que los ancestros dejaron y por ello se busca excavar información del potencial que el añil tiene, de tal forma que se pueda hacer un registró de los diversos usos que los ancestros le daban a la planta.

Para el director de la escuela de idiomas, Wilfredo Marroquín, este tipo de actividades es de importancia porque representa una oportunidad para contextualizar a los estudiantes sobre la importancia histórica que representa para la cultura salvadoreña el uso de la planta del añil, que por mucho tiempo representó un elemento de relevancia en la dinámica de la economía nacional.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho × 8 =