Los jóvenes son el ahora no el mañana

Por Alejandra Carolina Chávez Paniagua
Estudiante de comunicaciones

Cada día vamos de mal en peor y en todos los aspectos posibles, tanto en economía, política, educación, entre otros. Pero, ¿Qué estamos haciendo para mejorar eso? Quizá pensamos que alguien más vendrá a cambiar eso por nosotros o que nuestros políticos lo harán.

Si no tomamos cartas en el asunto nadie lo hará por nosotros. Lo que nos falta es unidad.

Mucho se escucha de la admiración que se les tiene a otros países en los que las personas se unen para conseguir el bien común, pero en vez de estar elogiando a esas personas deberíamos ponerlo en práctica nosotros, ya que nuestros derechos están siendo pisoteados día con día y en vez de quejarnos actuamos como que si no fuera con nosotros lo que está ocurriendo allá afuera.

Quizá a algunos les de igual porque tienen bienestar en sus casas, quizá no les haga falta nada o, en otros casos, aún no se han enfrentado a la realidad del día a día en este país. Al decir realidad del país hablo sobre esas personas que se despiertan a las 4 de la mañana para alistarse y ganarse el pan de cada día, de esos estudiantes que buscan salir adelante a pesar de las adversidades.

Me atrevería a decir que otro problema que tiene el país es que tiene miedo de apostarle a los jóvenes, porque ser joven hoy en día cuesta tanto, ya que no se encuentran oportunidades laborales, las empresas piden x años de experiencia y es ilógico que un joven cuente con ella, además la juventud hoy en día es blanco fácil para los grupos delincuenciales.

Tal vez piensen que los jóvenes por su corta edad no cuentan con la madurez mental y sentimental para poder ejecutar trabajos pesados, de lo cual no estoy de acuerdo porque muchos jóvenes son tan maduros, tan responsables, saben trabajar en equipo y sobre todo son creativos, lo cual es sumamente importante para poder llevar a cabo cualquier trabajo ya que los consumidores buscan un lugar donde les ofrezcan algo novedoso.

En mis épocas de colegio lo que más me gustaba eran los famosos grupos de tiempos libres, en los cuales se busca que los jóvenes ocupen sus ratos libres en cosas buenas y no andar en malos pasos, esos en los que se ensayan en las tardes, después de las clases. Mi grupo de tiempo libre son las bandas de paz ya que considero que ahí se aprende bastante a trabajar en equipo.

De hecho, hace poco fue el famoso 15 de septiembre cuando todo el país se llena de mucho colorido gracias a los famosos desfiles y concursos de bandas de paz que se realizan en los diversos departamentos del país. Ahí se puede admirar el esfuerzo y dedicación que ponen los jóvenes durante todo el año en los ensayos para dar lo mejor de sí en ese tan esperado día.

Pero una noticia que me molestó ver días antes del 15 de septiembre fue que, en Sensuntepeque, Cabañas, la directora departamental de Educación había prohibido la participación a varios centros escolares a un concurso de bandas de paz realizado por la alcaldía de dicho municipio, solo porque no era un evento agendado por el Ministerio de Educación. En este tipo de hechos se puede evidenciar la falta de apoyo que tienen los jóvenes.

Sigo insistiendo que el país tiene que apostarles más a los jóvenes, a que tengan un sano desarrollo, a que cuenten con más oportunidades laborales y más oportunidades para salir adelante; para que no tomen la decisión de emigrar, porque los jóvenes no son el futuro del país, son el presente, por lo tanto, no debemos destruir nuestro presente.

Si nos apoyamos unos a otros, si hay más oportunidades de sobre salir, todo será diferente; hay que dejar de admirar a otros países hay que empezar a crear nuestra propia historia, a luchar por nuestro bienestar, a ser ejemplo a seguir para otras naciones, pero, sobre todo, a dejar de confiar en nuestros políticos porque ellos no buscarán el bienestar de todos, sino que solo el propio.


Los conceptos vertidos son responsabilidad del autor y no representan la visión particular de este medio de comunicación.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete − 5 =