Realizan congreso internacional con enfoque de derechos humanos

Durante cuatro días el campus de la UTEC fue el punto de encuentro de ponentes de renombre internacional y nacional para debatir sobre la temática.

Emeli Santamaría / Josué Navarrete
La Palabra Universitaria
 

En el marco del segundo congreso internacional de Derechos Humanos realizado por la facultad de derecho de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), se compartió con estudiantes de ciencias jurídicas experiencias internacionales en el tema.

El primer congreso de esta temática se realizó en 2013 como parte de la estrategia de expansión del Observatorio de Derechos Humanos con el que cuenta el alma mater desde hace tres años. Los resultados positivos de ese encuentro académico son la razón promotora de la edición 2014 de este congreso.

Oscar Edgardo Velásquez, decano de la facultad de derecho, afirma que la iniciativa del observatorio y de la cátedra de Derechos Humanos obtuvo reconocimientos a nivel de las universidades nacionales, además del enriquecimiento de las capacidades por parte de ponentes y estudiantes.

“Tenemos un grupo de alrededor de 75 estudiantes ya capacitados para ir a enseñar los derechos humanos a nuestra población como parte de la proyección social de la institución, no solo generando conocimiento, sino que también está impactando en la sociedad”, destaca el decano al hablar de los resultados tangibles de esta cátedra.

La conciencia es la llave del éxito del profesional, según Velásquez. “Yo le puedo dar a una persona las herramientas para que aprenda las competencias, si no tiene conciencia y pasión, creo que no será un profesional integral o con éxito en nuestra sociedad”.

 

congresoAbogados sin complejos

Una de las conferencistas que brindó sus experiencias a los estudiantes fue Aldana Rohr, docente de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, con especialidad en derechos humanos de la Universidad de Estrasburgo, Francia.

La multidisciplina es un factor clave para que los futuros juristas se puedan desenvolver, según la profesional. “No solamente los abogados tenemos que estar formados en derechos humanos. Que una universidad destine recursos a esto es de destacar”, dijo.

Aldana Rohr siempre contó con el apoyo de sus padres, comienza a estudiar derecho por un ideal de justicia desde pequeña, sus estudios comenzaron con el derecho internacional para luego dedicarse a los derechos humanos, donde actualmente unifica estas ramas de la jurisprudencia. “Estoy muy feliz de haber seguido mi inquietud”, expresó.

La profesional argentina asegura sentirse satisfecha con su carrera, aunque es consciente que se tienen que separar algunas creencias de su profesión. “Veo esto como un orgullo, al abogado hay que quitarle el concepto de que solo se es abogado cuando está litigando, siempre se es abogado”, asegura.

 

En busca de resultados visibles

Desde el otro lado del Atlántico, Paula García Carranza, investigadora de Universidad de Deusto en el País Vasco, fue parte del panel de abogados internacionales que brindó ponencias en esta segunda edición del parlamento de derechos humanos.

Como parte de su experiencia profesional, García residió en Querétaro, México donde estuvo con la procuraduría estatal en el eje de acción sobre derechos humanos. Se ha desempeñado también como parte de la cooperación internacional y posee una especialidad en acción humanitaria, situaciones puestas en práctica en suelo salvadoreño, específicamente en Chalatenango.

Con tranquilidad y cautela en sus palabras, la ibérica sabe que los observatorios de derechos humanos son referentes para las políticas públicas, pero que su campo de maniobra depende mucho de los países, citando el ejemplo de su país, donde la justicia se maneja a nivel de las ciudades autónomas.

Según explica, su vida estuvo marcada por un dilema de estudiar medicina y derecho, decantándose por la segunda rama. “Lo pensé y lo ejecuté, me dedico a la investigación porque es lo que me gusta, es una zona donde estoy segura, a mí me envuelve el ideal de generar un cambio real”, sentencia.

Con propiedad habla de la muerte de los sacerdotes jesuitas en el marco del conflicto armado donde expresa que la deuda (de El Salvador) es la revelación de la verdad y la justicia, es un caso que siempre ha estado en la sociedad vasca, siempre se ha querido conocer la verdad porque hay opiniones muy dispares.

Tanto el decano de derecho como los conferencistas, se muestran optimistas con el futuro de los derechos humanos no solo en El Salvador, sino en Latinoamérica, porque de a poco se está logrando una sensibilización en el tema, causa que puede convertir a las sociedades en mejores oportunidades de convivencia para sus habitantes.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


tres + 9 =