Proyecto de ley presentado a Asamblea busca mayor inversión en educación

Lucrecia Landaverde L
La Palabra Universitaria

 

Actualmente la inversión en la educación de los salvadoreños es una de las más bajas en América Latina, representa el 3.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Lo anterior está referido en el estudio sobre esta temática presentado por el Ministerio de Educación (MINED), la Fundación de Innovaciones Educativas Centroamericanas (FIECA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Estas entidades aseguran que es urgente que el representante de Estado fije su atención en el sector educación, por ello presentaron ante diputados de la Asamblea Legislativa un proyecto de ley para el financiamiento de la educación, cuyo objetivo es aumentar la inversión en educación, ciencia y tecnología.

Con esta ley se busca mejorar la eficiencia en el uso de los recursos y que, a partir de 2015, inicie un aumento progresivo de la inversión en educación para alcanzar un porcentaje del PIB en un período de cinco años, lo que permita atender y resolver de manera favorable los principales problemas del sector educativo en el país.

“Cuando no se invierte adecuadamente en el sector de educación se tienen consecuencias graves”, dijo el ministro de Educación, Carlos Canjura.

Al mismo tiempo señaló que el equipamiento de los centros escolares y las demandas y necesidades de la planta docente nacional, son temas importantes que no tienen el financiamiento adecuado para poderlos atender. Esto, según Canjura, afecta la calidad de la educación en el país.

Señalamientos que Gordon Jonathan Lewis, representante de UNICEF comparte y quien expresó que El Salvador es uno de los países de América Latina que menos invierte en educación, de manera que enfatizó sobre la importancia de aumentar la inversión en un 0.5 por ciento del PIB cada año, durante el quinquenio, hasta alcanzar un porcentaje de 6 por ciento.

No obstante, aclaró que la inversión en esta rama deberá seguir un curso continuo de inversión progresiva, cuyo propósito será posicionar a la educación como “motor de crecimiento y desarrollo”.

Además, explicó que los países que le han dado mayor prioridad a la educación y han invertido suficientes recursos son los que han alcanzado el desarrollo social y económico de sus habitantes.

Con éste proyecto de ley los ponentes no solo esperan erradicar el analfabetismo, sino que también lograr un nivel de calidad académica que les permita a los futuros profesionales ser competitivos en los espacios laborales de mayores y mejores requerimientos.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − dos =