Presentan nueva edición del libro Terremoto en San Salvador

El documento, que muestra los acontecimientos sucedidos en el terremoto de 1917, fue presentado ante estudiantes de diversas carreras.

Jaquelin Rivas – María Martínez
La Palabra Universitaria

Uno de los auditorios de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC) fue el escenario en el que se presentó la edición conmemorativa del libro Terremoto de San Salvador, del escritor colombiano Porfirio Barba Jacob.

La presentación es una iniciativa emanada de la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI), de la Secretaría de Cultura de la Presidencia (Secultura) y la escuela de antropología de la casa de estudios universitarios.

Los organizadores de la actividad explicaron que la edición especial ha sido trabajada para conmemorar el centenario de la tragedia ocasionada por la erupción del volcán de San Salvador en 1917, pero más para poner en perspectiva la crónica desarrollada por el escritor suramericano, que presenció en carne propia la angustia de muchos pobladores de aquel 7 de junio, cuando San Salvador fue sacudido por interminables temblores ocasionados por la explosión volcánica.

Los comentarios de cada uno de los capítulos de dicho documento estuvieron a cargo del antropólogo y catedrático de la casa de estudios universitarios, Carlos Felipe Osegueda y el director de publicaciones e impresos de Secultura, Eric Lombardo Lemus, quienes dirigieron su análisis ante un buen grupo de estudiantes de la asignatura Expresión oral y escrita y de la cátedra de realidad nacional.

Osegueda trajo a cuenta que en aquellos años el poeta y novelista colombiano residía en San Salvador y fue testigo del terremoto de 1917 que devastó la capital, quien era conocido como Ricardo Arenales.

Los encargados de comentar el libro parafrasearon algunas partes de aquella crónica que con el paso de los años se ha vuelto emblemática, pues describe de primera mano el verdadero escenario que el escritor quiso describir a través de sus relatos.

“La narración del gran cataclismo del 7 de junio según va a leerse, debe ser considerada como el más fiel trasunto de la verdad. De sus principales escenas, unas las he vivido yo, que me encontraba en la ciudad cuando sobrevino el terremoto; muchas me fueron relatadas por amigos que se hallaban también en la metrópoli, y que vieron lo que yo no pude ver. Por último, he recogido de labios del pueblo algunos relatos, cien veces confirmados por la idéntica exposición de testigos que no tienen entre sí nexos de ninguna clase. Resulta, pues, que no hay en el fondo de esta obra invención de novelista”, resalta parte de la crónica escrita por Jacob y que se encuentra en la nueva edición del libro.

Esos y otros escritos que dan cuenta de la calidad que guardaba la pluma de aquel escritor, pueden ser leídas y disfrutadas a lo largo de los 10 capítulos del libro que se dividen en partes como cuatro días antes, la hora trágica en el Hospital Rosales, del Hospital Rosales a la Avenida Independencia, de la Avenida Independencia al barrio de San Jacinto, del barrio de San Jacinto al Campo de Marte, el día 8 de junio, cálculos y sorpresas de un caminante, la huida, la ciudad se incorpora, la ciudad futura.

Por su parte Lemus concluyó las reflexiones haciendo énfasis en la importancia que representa para la comunidad académica traer estas historias a los estudiantes, pues es una manera de hacer conciencia en los jóvenes sobre las implicaciones sociales, personales y familiares que trae una tragedia como la ocasionada hace cien años.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve − 1 =