Frases que marcan la diferencia entre docentes universitarios

Algunos dicen que la esencia de la docencia es saber compartir con el estudiante, otros dicen que un docente es todólogo, otros por su parte ven la docencia como un estilo de vida y algunos reafirman que la docencia es más que una vocación.

Wilber Corpeño
wilber.corpeno@mail.utec.edu.sv
Fotos: Oscar Sosa
La Palabra Universitaria

El maestro del siglo XXI es un formador de ciudadanos, capaz de leer los contextos locales y globales que le rodean y de responder a los retos de su tiempo, es un facilitador que domina su disciplina y que, a través de metodologías activas, ofrece las herramientas necesarias para que los estudiantes comprendan el mundo desde diversos lenguajes, aprendan a vivir con los demás y sean productivos.

Partiendo de esa premisa que muy atinadamente resaltan varios teóricos de la docencia, es necesario hacer notar que desempeñarse en ese rol no es tarea fácil pues el profesional de esa disciplina debe lidiar con una diversidad de factores que, a la postre, se vuelven verdaderos obstáculos o amenazas que con el tino necesario se pueden transformar en verdaderas oportunidades de desarrollo profesional.

Hacer docencia en estos tiempos ha ido más allá y ha evolucionado los métodos, las dinámicas en el salón de clase, la relación con el estudiante, la forma de ser y de actuar. Todo ello trae a cuenta nuevas formas de ver el entorno de la docencia, pues los profesores de la vieja escuela, los no tan recorridos en esto y los que empiezan a dar sus primeros pasos ven el rol de ser docente desde varios ángulos.

“Para mí la docencia es un arte, es divertirse, compartir lo que uno aprende con el estudiante en el día a día”, es la expresión más espontánea que plantea el ingeniero electricista y docente con una experiencia de más de tres décadas, Ramiro Puentes, uno de los profesores más queridos por los estudiantes en el área de matemáticas de la Utec.

“Entrega total es la clave”, dice el especialista de la docencia, Jesús Marcos Soriano, quien en la Utec es una de las figuras clave para la implementación del nuevo modelo formativo por competencias, que en los últimos años ha iniciado la casa de estudios universitarios.

Para la psicóloga, Sandra Hasbún, la verdadera esencia de la docencia es poder ser un verdadero guía para las nuevas generaciones, pues es necesario orientar a los jóvenes de la mejor forma, ya que será sobre ellos que recaerá en el futuro el desarrollo del país.

Por su parte la especialista en protocolo y ceremonial, Silvia Sandoval, quien se desempeña en la docencia desde hace 10 años, expresa que la docencia es un apostolado, es servir cultivando en los educandos la motivación y el valor de lo que se enseña. “Es ser estudiantes permanentes para compartir esos conocimientos en el día a día en los salones de clase”, reflexionó.

La labor del docente es interminable, debe estar siempre presto a sus alumnos, un docente es un todólogo, la docencia para muchos es un estilo de vida, por ello el experimentado periodista y docente en la escuela de comunicaciones de la Utec, Carlo Mario Márquez, asegura que la labor del profesor nunca termina pues inicia en la casa, continua en el aula y vuelve a terminar en la casa, que es donde se dedican horas y horas a la revisión de tareas y demás asignaciones.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis − 3 =