Laguna de Guatemala en sequía por cambio climático

Este problema está acabando con los pobladores de la zona ya que era su principal fuente de ingresos.

Carlos Orellana, estudiante de periodismo
Fotos: Stanley Orellana, estudiante de periodismo
La Palabra Universitaria

Cada 5 de junio el mundo celebra el Día del Medio Ambiente, pues es una fecha que se vuelve oportuna para que diversas organizaciones que velan por el cuido y mantenimiento ambiental, desarrollen sendas jornadas de reflexión, análisis y sensibilización sobre la importancia de este tema, que en los últimos años infunda más y más preocupación en las sociedades, pues los efectos del cambio climático cada vez más van impactando negativamente en el estado natural del planeta.

Ese drama es el que cientos de habitantes del municipio de Atescatempa, al sur-oriente de la república de Guatemala y que pertenece al departamento de Jutiapa, tienen que vivir en carne propia pues en los últimos años han sido testigos de la forma en que se ha esfumado una laguna con una dimensión de más de 5 kilómetros de agua y 30 metros de profundidad, misma que ahora no es más que solo un recuerdo y pequeños charcos.

Según los lugareños, este problema nunca había llegado a este extremo y, en años anteriores durante la época seca, siempre la laguna conservaba un poco de agua que era suficiente para subsistir durante el periodo seco, es por eso la preocupación de ellos porque nunca habían enfrentado una situación igual, de llegar al punto de secarse en su totalidad.

La devastadora imagen habla por sí sola sobre los irreversibles efectos de la sequía que con el pasar del tiempo golpea con mucha fuerza, pues acá ha llegado a crear grietas en la tierra de la laguna donde se puede observar almejas, caracoles secos y días anteriores los pobladores observaron la forma en que los peces morían por falta de agua en la laguna.

Don Neftalí Aguilar es uno de tantos pobladores que han resultado visiblemente afectados por la implacable sequía que golpea este sector del vecino país, por lo que explica la situación que sufren por este problema, ya que cuando la laguna está llena de agua, ellos obtienen pescado y luego lo venden en la carretera a los turistas que transitan por allí y, ahora es imposible hacer eso.

El lugareño explicó que para palear un poco la situación están incursionando en el cultivo de meloneras, pues eso genera una fuente de ingreso extra para las familias de aquella localidad guatemalteca.

Los que son más osados, dijo, se aventuran a viajar hasta el lago de Guija, que es limítrofe con El Salvador y Guatemala, para trabajar en las labores de pesca artesanal, sin importar que los ingresos que esto les generan sean pocos.

Todos estos y muchos más son los problemas que atraviesan los pobladores de la laguna de Atescatempa, pero también aseguran que la Mancomunidad Trinacional Fronteriza Rio Lempa (MTFRL) trabaja de manera integral en desarrollar planes estratégicos para apoyar a las comunidades que se están viendo afectadas por este fenómeno.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho × 7 =