Fundación Casa de Ana busca brindar ayuda a hospitales nacionales

La fundación canadiense fundada por un salvadoreño, hizo un donativo de medicamentos especiales para el nosocomio de niños y del mismo realizaron un recorrido por el Hospital Rosales, para verificar algunas necesidades en las que se puede brindar ayuda.

Wilber Corpeño
wilber.corpeno@mail.utec.edu.sv
Fotos: Hugo Henríquez
La Palabra Universitaria

Hacer un recorrido por diversas áreas del Hospital Rosales para verificar o ser testigos de primera mano de las diversas necesidades de ese nosocomio y hacer una visita especial a los niños ingresados y personal médico del Hospital de Niños, Benjamín Bloom, fue parte de las actividades que realizaron en El Salvador representantes de la fundación canadiense Casa de Ana.

La fundación fue creada en Canadá por el salvadoreño Obed Flores, con la misión de promover soluciones que mejoren la calidad de vida de los niños, jóvenes y familias en El Salvador, proporcionando asistencia financiera y otros apoyos cuándo y dónde lo necesiten. “Nos hemos planteado como visión eliminar las barreras para que los niños y jóvenes puedan realizar todo su potencial”, explicó el fundador de esa iniciativa.

Por ello y para hacer cumplir esa filosofía, Flores visitó El Salvador acompañado del presidente de la compañía en consultoría médica internacional Corpus Sánchez Inc (CSI), Bradley J. Camphell, quien a la ves funge como vicepresidente de la Fundación Casa de Ana, un personaje muy comprometido con el tema de salud, especialmente en el área de servicios médicos.

Esa fue la principal razón que llevó a los ciudadanos canadienses a desarrollar un recorrido por diferentes unidades y salas de atención a pacientes internos del Hospital Rosales, en donde querían constatar de cuenta propia las necesidades más palpables del nosocomio, especialmente en aspectos de equipos médicos, como camas, sillas de rueda, ventilación, infraestructura, entre otros factores que presenciaron.

“La razón por la que visitamos el hospital es para constatar sobre las necesidades básicas, para ver de qué manera podemos involucrarnos en la gestión de donativos de equipos médicos, pero también buscaremos la idea de aportar en cuanto a planteamientos estratégicos para que el recinto pueda tener un mayor funcionamiento, auxiliando a los departamentos de enfermería, obteniendo una fluidez mucho más efectiva en el tema de atención a los pacientes”, explicó Camphell.

El Hospital de niños Benjamín Bloom también fue visitado por los representantes de Casa de Ana, quienes con claras muestras de satisfacción entregaron a representantes del referido centro de salud un lote de medicamentos especiales para tratar a los infantes que padecen de fibrosis quística, una enfermedad genética de herencia autosómica recesiva, que afecta principalmente a los pulmones y en menor medida al páncreas, hígado e intestino, provocando la acumulación de moco espeso y pegajoso en estas zonas.

“Tratar esta enfermedad es un verdadero problema en este país, porque el poco medicamento que existe es extremadamente costoso, por eso hemos querido traer un lote de medicinas para tratar a los niños que padecen esta patología, que al parecer en el país hay 47 casos confirmados y solo existe un médico especialista en esa área”, detalló Flores.

 

Comparten con estudiantes

Uno de los principales auditorios de la Universidad Tecnológica de El Salvador también recibió a los dos visitantes de Canadá, para que hablarán con estudiantes sobre el tema pero también para brindar algunos consejos básicos sobre cuido y prevención del estado de salud.

Camphell, dijo ante los estudiantes, que el enfoque de su trabajo son los sistemas de salud, por lo que ha impulsado muchas iniciativas siguiendo la filosofía de su pasión por la salud internacional en muchas formas y una de ellas es a través de la Fundación Casa de Ana.

Recomendó a los jóvenes que la salud debe ser un elemento que todas las personas deben cuidar y poner en primer plano de importancia, pues de ello depende la vida. Cuidar la salud tiene que ser una acción desarrollada desde tres perspectivas, como la parte preventiva, en la parte social y familiar.

Los representantes de la Casa de Ana mostraron su agradecimiento a la escuela de comunicaciones de la Utec por abrir las puertas para que pudieran compartir ante los estudiantes la dinámica de trabajo que realizan con el sector salud.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 + = cinco