El campeón del béisbol salvadoreño será definido en el último juego de la serie

Las águilas de la Utec dejaron pasar la oportunidad de alzarse con el título en la sexta fecha, cuando nuevamente fueron superados por los gigantes de Didelco, quienes igualaron la serie a tres.

Colaboración: Carlos Hernández
Prensa de la Liga Nacional de Béisbol
La Palabra Universitaria

La edición 23 de la Liga Nacional de Béisbol de El Salvador llega este sábado 22 de abril a su fin de la manera más emocionante posible, con un séptimo y crucial juego de la serie final entre los vigentes campeones Gigantes de Didelco y las Águilas de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), equipos que llegaron igualados hasta la última instancia en la lucha por alzar la Copa FESA 2017.

Ya no hay mañana, por lo que ambos equipos apelarán a todos sus contingentes de pitcheo nacional y extranjero para el crucial compromiso, pese a que sus tiradores extranjeros vieron acción en el sexto choque del careo disputado el miércoles.

El mánager venezolano César Colmenares, dirigente de la tropa universitaria, utilizó en el pasado encuentro al dominicano Juan Rojas, quien lanzó siete entradas, mientras que el haitiano Williams Louico trabajó un par de actos, por lo que sería una opción para iniciar el séptimo juego pese a ser conectado con contundencia.

El experimentado William Ponce no vio acción el miércoles, por lo que sería otra carta ideal para subir a la lomita, tras sus dos últimas actuaciones de calidad como abridor con los emplumados.

El nicaragüense Arnoldo Poveda, estratega de los “puro hierro”, tiene un panorama similar luego de contar con una gran salida al venezolano Francisco Chaparro de 8.1 actos en el sexto de la final, mientras que su compatriota Jesús Reyes apenas laboró dos tercios para estar a tono para subir a la lomita el sábado. Pero además, su as nacional de la rotación Nelson Alfaro está descansado para asumir la responsabilidad o salir a relevar ante algún parpadeo del pitcheo.

“Nunca decaímos en la serie pese a estar debajo 3-1, si ellos ganaban uno más todo se acababa, pero nunca bajamos la cabeza y logramos forzar ese séptimo juego. Ahora que sea lo que Dios quiera”, comentó el suramericano Chaparro.

“La gente no nos daba como favoritos para estar en la final y lo logramos. Hemos confrontado algunos problemas en los últimos juegos, pero estamos preparados ya para disputar este partido crucial”, señaló Colmenares.

Ambos equipos cuentan con suficientes recursos ofensivos para inclinar la balanza de uno u otro lado. Mientras los alados se basan en la fuerza de José Rivas y el dominicano Eric Otáñez María, Didelco cuenta con el poder de sus bates foráneos de Wilfredo Petit y Edgar Bruzual, así como de los experimentados nacionales Luis Domínguez y Edson Barrera.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis × = 30