Omar Angulo: cuando era niño de día quería ser sacerdote y de noche policía

Es un personaje que se ha destacado por su iniciativa en el mundo de los negocios, pero también en la parte artística; es un salvadoreño que con el paso de los años ha sabido construir una marca con su propio nombre, ese es Omar Angulo.

Wilber Corpeño
wilber.corpeno@mail.utec.edu.sv
Fotos: Hugo Henríquez
La Palabra Universitaria

Al escuchar el nombre, Omar Angulo, de inmediato se le asocia a la venta de repuestos automotriz que lleva su mismo nombre, también se relaciona a ese hombre vestido de charro que muy a menudo se le puede ver o escuchar en diversos espacios públicos de distracción familiar e, incluso, se le coliga como el mariachi ranchero que ha dado apertura a conciertos de artistas de renombre internacional, como al potrillo mexicano, Alejandro Fernández.

Ese es Omar Angulo, un hombre que con el paso de los años ha sabido forjar su marca a base de esfuerzo y trabajo perseverante en cuanta oportunidad la vida le ha ido poniendo en el camino, pues como él mismo dice, que los objetivos y sueños de vida se logran a base de entrega y amor a lo que se realiza cada día.

Angulo es un profesional graduado en el área de las comunicaciones de una universidad neoyorquina, en Estados Unidos, lo cual se ha convertido en un elemento clave para forjar su imagen personal, empresarial y artística, pues tiene pleno conocimiento de todos los elementos y técnicas de la comunicación estratégica para impulsar la imagen de una persona, esos que hasta el día de hoy ha sabido aplicar de la mejor forma.

El artista explica que su pasión por la música le surgió desde que era un niño de 8 años cuando al lado de su padre pasaba largos ratos escuchando artistas del momento, como Javier Solís, que de inmediato le cautivó, le causó enorme influencia durante buena parte de su niñez.

“Todo esto empezó por la influencia de mi padre, pues escuchaba mucho a ese artista y como los niños son como una esponja que todo absorben, esos tonos de voz y la espectacular impostación de voz me empezó a encantar de gran manera, sobre todo por el gran sentimiento que ese personaje ponía a sus canciones, a tal punto que me tranquilizaba de una manera increíble”, recuerda.

Pero agrega que, como todo niño, son muchos los sueños y anhelos que tenía para su futuro y todos esos deseos pasan por la influencia de los mismos padres, de tal forma que como ellos eran muy católicos, también admiraba la imagen del sacerdote de la parroquia en la que se congregaban; del mismo modo en su niñez admiraba mucho la imagen de los policías.

“Me gustaba la música porque ya había causado gran influencia en mí, pero en ese momento se me había metido en la mente que cuando fuera grande, de día quería ser sacerdote y policía en la noche”, recuerda entre risas.

Pero ese anhelo solo quedó ahí, en un sueño que con el desarrollo de su niñez, la adolescencia y la juventud se disolvió, pues al crecer y llegar a una edad adulta debió migrar hacia Estados Unidos para desarrollar sus estudios profesionales en una universidad de la Gran Manzana, en New York, donde forjó su profesión en el área de las comunicaciones.

Fue en esos años donde la pasión por la música de Javier Solís tomó fuerza, pues extrañaba a los suyos, anhelaba tenerles cerca y recuerda que al escuchar esa música y cantarla, gritarla a solas lo hacía sentir cerca de su familia.

“Estaba lejos de mi familia, los extrañaba, estaba rodeado de gente que no hablaban mi idioma, me sentía solo, por eso un día mandé a pedir que me enviarán un disco de ese artista, para escucharlo, cantarlo, gritar sus canciones a solas”, reflexiona.

Al mismo tiempo agrega que “fue en esos momentos que pensé dedicarme a la música de mariachi cuando terminara mis estudios y regresara a mi país, El Salvador”.

Resalta que dedicarse a la música de mariachi le ha traído enormes satisfacciones, pues gracias a ello ha conocido a grandes personalidades de este ámbito, como es el caso de Vicente Fernández y a su hijo, Alejandro Fernández, a quien le abrió el telón en una de las ocasiones que dio un concierto en el país.

Esas experiencias han venido a sumar a la construcción de su marca, pues desde que vino al país consagrado como profesional de las comunicaciones se ha dedicado a impulsar sus negocios que trascienden sobremanera los aspectos por todos conocidos, como la industria automotriz, sino que ha ido más allá impulsando negocios en la parte de importaciones relacionadas a la telefonía móvil, producción audio visual y hasta al negocio de comida le ha apostado en los últimos meses.

 

El artista que le canta al Lio Messi y al Barcelona

En el último año Omar Angulo fue noticia, fue portada de algunos medios nacionales e internacionales, generó tráfico en las diversas plataformas sociales pues fue el autor de una canción que escribió, cantó y produjo para animar a la estrella del fútbol argentino y mundial Lionel Messi, quien anunció su retiro de la selección de su país luego de haber perdido la final de la Copa América centenario, realizada en Estados Unidos. Esa composición trascendió las fronteras salvadoreñas y fue retomada por importantes medios argentinos y en otros países del mundo, mismo que seguramente llegó a oídos de aquel agobiado y desanimado jugador de fútbol

En la última semana y a raíz de la reciente caída en la Liga de Campeones de Europa del Barcelona, el equipo de Messi en España, ha compuesto otra canción para animar a aquel equipo del viejo continente, misma que al igual que la anterior, el artista espera que trascienda y llegue hasta ese equipo que necesita ánimos de sus hinchas.

El artista concluye que como todo buen comunicador y estratega de las acciones que comunican, es necesario siempre estar en el momento y lugar indicado para hacer el mejor movimiento, la mejor jugada comunicacional, esa que hoy en día siempre va a pasar por explotar al máximo las herramientas web 2.0, esa es la clave de su éxito.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


dos − = 1