Cómo conseguir trabajo sin experiencia en tu área profesional

Patricia Gutiérrez
www.soyfreelancer.com

Seguramente lo has leído más de una vez: “Se busca joven con experiencia, estudiante de 3er año de la carrera tal, acostumbrado a trabajar bajo presión, salario según capacidad”.

Cuando estudias y comienzas a buscar empleo, te das cuenta de dos cosas: la primera, que es difícil encontrar trabajo en tu área profesional, debido a la competitividad y años de experiencia que piden los reclutadores y, la segunda, que el trabajo en el que se requiere poca experiencia suele ser mal pagado, con horarios desgastantes o está muy por debajo de tus capacidades y tu potencial.

Existe una manera mucho más fácil de conseguir trabajo sin tener experiencia previa y que sea algo relacionado con tu carrera universitaria: el trabajo freelance.

En los últimos años, muchas personas comienzan a ofrecer sus servicios a través de la red o a promover algún pequeño negocio propio.

Esto es así debido a que la actual generación de jóvenes (millennials) se está dando cuenta de que es mucho más fácil comenzar a ganar dinero y experiencia llegando directamente a la gente que requiere sus servicios, que buscar ser contratado por una empresa.

Todo esto es posible gracias a la tecnología, pues existen muchas actividades en las que solo se utiliza una computadora con el software adecuado y conexión a internet.

Ser freelancer es ahora una opción mucho más rápida para iniciar tu carrera profesional, ya que casi cualquier trabajo se puede subcontratar o incluso trabajar desde casa en áreas muy diversas: diseño gráfico, fotografía, programación, traducción, marketing digital o, incluso reparación de equipos, organización de eventos, entre otros.

Una de las ventajas del trabajo independiente o freelance es que te permite flexibilidad de tiempo para poder realizar otras actividades que también son importantes para ti, como terminar tu carrera, seguir capacitándote y dedicar tiempo a tu familia.

Cómo comenzar

Es posible que la idea de ser freelancer haya cruzado por tu mente, pero te preguntas ¿cómo puedo empezar? Solo necesitas seguir algunos pasos y podrás comenzar a hacerlo:

1. Define el servicio a ofrecer

Talvez lo primero que se te ocurre es algo relacionado con tu carrera, pero talvez poseas otras habilidades que no has tenido la oportunidad de aprovechar. Si alguna vez colaboraste voluntariamente en algo y la gente quedó muy contenta o te han dicho “deberías cobrar por eso”, podrías considerarlo.

Puede ser o no en tu área de estudio. Haz un pequeño ejercicio mental: piensa en todo lo que sabes hacer y elige una habilidad que podrías vender.

2. Crea un portafolio

No importa que hayas hecho algo de forma voluntaria: ayudar a un amigo con un proyecto de la universidad, un trabajo de decoración en casa o que le hayas ayudado a tu tía con la fanpage para su tienda de accesorios.

Comienza a juntar muestras y fotografías de tus trabajos realizados en donde demuestres tus habilidades y la calidad de tu trabajo. Arma un portafolio con fotografías y coloca una descripción para cada una.

Por último, incluye datos de contacto y enlaces a redes sociales.

3. Crea un perfil y un correo profesional

Una buena idea es crear una marca personal: diseñar un logo, crear una fanpage en Facebook y abrir perfiles en otras redes sociales como Twitter, Instagram, LinkedIn, etc. Esto es importante porque así no utilizas tus cuentas personales y mantienes solo contenidos profesionales y relacionados con tu servicio en dichos perfiles.

Si no la tienes, abre también una cuenta de correo que te sirva especialmente para tu trabajo. Usa tu nombre o abreviaturas para el nickname. Importante: No uses apodos, nombres de artistas famosos u otros que reflejen poca seriedad (cosas como JaviHilton, ChelitaBombon, JuanAllanPoe, y cosas por el estilo).

4. Empieza a promoverte

Una vez que tengas tu portafolio y cuentas profesionales, es momento de que empieces a promoverte. Escribir en un documento (puede ser un bloc de notas) lo que le dirás a la gente con la que hables, ya sea por teléfono, correo o chat.

Lo primero es comenzar con los conocidos: Puede ser algo breve como: “Hola, quiero comentarte que a partir de hoy estoy ofreciendo tal servicio, por favor dale like a mi fanpage (pones los enlaces) y coméntalo con tus amigos. Si necesitas algo, estoy a la orden. Gracias”.

Para personas con las que no tengas tanta confianza, cambia un poco el tono: “Buenas tardes, Sr. Fulano, quiero comentarle que estoy ofreciendo el servicio de X cosa. Esta es mi fanpage en Facebook (colocas los enlaces) y estoy disponible en el teléfono y el correo tal. Estoy a la orden, saludos cordiales”. Algo por el estilo.

Si escribes correos, procura no enviar un email masivo, prefiere los mensajes personalizados. Si hablas por teléfono, queda con la persona de enviarle la información vía mail (¡y hazlo!).

5. Ve en búsqueda de proyectos

Existen muchas personas que a diario requieren los servicios profesionales que tú vas a ofrecer y que lo publican por internet. Puedes encontrar proyectos en los cuales trabajar con una simple búsqueda. Una buena opción es registrarte en plataformas de trabajo online, como SoyFreelancer.com, donde podrás colocar tu portafolio y revisar los proyectos publicados por empresas o personas que necesitan ayuda en un área específica.

La ventaja de las plataformas en línea es que vas creándote una reputación como freelancer y que puedes realizar trabajos incluso fuera del país, sin necesidad de reunirte físicamente con el cliente. Nuevamente, todo es posible gracias a la tecnología, ya que hay trabajos que se pueden manejar 100% por internet.

Como ves, comenzar a trabajar de manera freelance, aún sin tener experiencia previa, es fácil si planificas tu estrategia y si estás decidido a sacar el máximo provecho a tu potencial.

Al final, toda la experiencia que vayas adquiriendo te servirá como referencia para un cargo fijo en el futuro, dentro de un área que sí sea la tuya y donde se te remunere acorde a tus capacidades. O quién sabe, a lo mejor formas tu propia carrera y logras la anhelada independencia económica y laboral.

¡Ánimo y mucha suerte!

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 5 = cuatro