Ferstival Sonar durante noviembre en honor a músicos salvadoreños

El objetivo es que a través de un festival especial se logre dignificar y honrar la labor musical de los grandes compositores, maestros y artistas de la música clásica y popular.

Texto y Fotos: Lucrecia Landaverde
La Palabra Universitaria

 

Con la finalidad de homenajear de manera especial a los grandes compositores, maestros y artistas de la música clásica y popular, el Centro Nacional de Artes (CENAR) inauguró el festival Sonar Cenar 2014.

Este, según explicó el secretario de cultura de la presidencia, Ramón Rivas, es el primer festival dedicado a los más destacados en el arte de la música, más que hacerles simplemente un homenaje en el mes de noviembre, que es dedicado a los expertos de la musicalización.

La sala Carlos Cañas fue el escenario de una jornada musical que inició con las cautivantes y exquisitas notas del ensamble de jazz de maestros del Cenar, estatuismo de la escuela de teatro y la inauguración de la exposición fotográfica de 35 músicos salvadoreños titulada Huellas de lo intangible, de María Teresa Colocho.

El evento de inauguración contó con la presencia del presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, quien junto a Rivas reconoció y destacó el talento de dos grandes músicos nacionales: Américo Mazariego y Mario Morales.

Mazariego y Morales recibieron de manos de Sigfrido Reyes dos preseas como símbolo de reconocimiento a su destacada labor y entrega a la música salvadoreña. “Es formidable recibir este reconocimiento de parte de la Asamblea Legislativa”, expresó el consagrado bajista Américo Mazariego.

“Lo que hoy vamos a ver aquí es simplemente una muestra de lo que serán capaces en los próximos días, en los próximos meses, en los próximos años, para dar a conocer el enorme potencial que ustedes tienen”, enfatizó Ramón Rivas, señalando las capacidades artísticas como un presagio de lo que acontecerá en el futuro.

Según la directora nacional de formación en artes, Marta Rosales, este tipo de actividades tiene el objetivo de proyectar el ciclo educativo de los alumnos del Cenar, y de todos aquellos que viven para las artes.

“La presidencia de la Asamblea Legislativa acogió este evento desde el principio, ofreciéndonos dos preseas que esperamos se entreguen año con año para reconocer a dos artistas con larga trayectoria, tanto en la música popular como en la música clásica”, explicó Rosales.

Agregó que este festival abrirá puertas no sólo a quienes como público decidan asistir y participar, también habrá espacios para compartir propuestas teóricas, artísticas, capacitaciones y reflexiones sobre arte y educación, oportunidades de conocer música de diferentes géneros, épocas y estilos.

El Cenar cuenta con 28 maestros de música en los instrumentos de violín, violonchelo, guitarra clásica y eléctrica, batería, percusión sinfónica, piano, teclado, trompeta y saxofón, quienes junto a los alumnos harán gala durante el mes de noviembre con presentaciones musicales, recitales, ensambles, talleres y conciertos didácticos, en jornadas matutinas y vespertinas para que la población salvadoreña pueda ser partícipe de esta fiesta.

El primer órgano de Estado ha puesto entre sus prioridades el apoyo y fortalecimiento a los artistas nacionales, de manera que decretó el 22 de noviembre como Día del Músico Salvadoreño. En ese contexto se desarrollarán actividades de diferentes géneros de interpretación artística.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


dos × = 18